Crisis en la Organización Internacional del Comercio

Félix Peña
Félix Peña PARA LA NACION
(0)
16 de enero de 2020  • 16:56

En un artículo publicado en "La Nación" (1° de enero 2020), Inés Capdevila concluye con un acertado aporte su análisis de la actual crisis del Medio Oriente. Señala que "ausentes el derecho y las instituciones multilaterales destinadas a organizar el mundo después del trauma de las dos grandes guerras, el orden global parece regirse por la ley de la selva y un gran vacío de reglas. Los más fuertes borran fronteras y debilitan soberanías para avanzar sus propios intereses".

En tal perspectiva cabe interrogarse sobre los efectos que podría tener en el comercio internacional la actual crisis de la OMC. Ella es el resultado de la parálisis en el funcionamiento del órgano de apelación de su mecanismo de solución de controversias. Teniendo en cuenta que tal parálisis se origina en el comportamiento de los EEUU, puede ser una expresión más de la tendencia al deterioro creciente de reglas e instituciones relevantes para el predominio, en este caso, de un razonable orden en las relaciones comerciales internacionales.

Es temprano aún para extraer conclusiones alarmistas sobre el futuro de este sistema de comercio internacional orientado por reglas. O para concluir que la OMC "ha muerto". Pero es un momento en el que conviene tomar conciencia de los riesgos que al respecto existen y de la necesidad de actuar ya.

Su Director General, Roberto Azêvedo, en un mensaje publicado el pasado 1° de enero, reflexiona sobre logros y desafíos que enfrenta hoy el sistema multilateral del comercio mundial. Afirma que sus países miembros reconocen que la institución constituye "un bien público que merece la pena preservar y reforzar" y que "la OMC ha contribuido a condiciones del mercado previsibles".

Señala que tal previsibilidad, combinada con la mejora en las comunicaciones, ha hecho posible el desarrollo de cadenas globales de valor. Agrega que "al tener la seguridad de que pueden trasladar componentes y los servicios conexos entre diferentes lugares, las empresas han podido distribuir la producción de productos manufacturados entre diferentes países y regiones". Agrega que "el comercio que tiene lugar dentro de esas cadenas de valor representa casi el 70% del comercio mundial de mercancías".

Con respecto al mecanismo de solución de controversias, el Director General agrega que es cierto que "sufrimos un revés a finales de 2019". Pero señala que se están celebrando consultas con el objeto de detectar posibles soluciones, incluyendo opciones que permitan "mantener en funcionamiento una solución de diferencias en dos etapas mientras se busca una solución permanente".

La Duodécima Conferencia Ministerial de la OMC, a realizarse en Nursultán (Kazajistan) en junio próximo, brinda una oportunidad para concertar medidas que permitan solucionar o, al menos, atenuar los efectos de la actual crisis del sistema de reglas de la OMC. Son dificultades que no se limitan, por cierto, al funcionamiento del mecanismo de solución de controversias. Abarcan muchos otros aspectos que hacen a la eficacia de la OMC en el actual contexto internacional.

Ellas reflejan los cambios profundos que se han operado en el sistema internacional desde la creación del GATT, incluso desde que lo sustituyera la OMC. Son cambios que se reflejan especialmente en el hecho de que el mundo es hoy más poblado, en términos del número de países y de la dimensión de sus poblaciones; más conectado, tanto física como culturalmente y, además, en el hecho de que tanto países como protagonistas del comercio mundial -empresas y consumidores-, tienen hoy múltiples opciones a la hora de decidir con quienes interactuar.

En un escenario de deterioro relativo del grado de previsibilidad necesario para competir en otros mercados, aumenta la importancia que tiene para cada país tener un buen diagnóstico sobre factores que inciden en la competencia por el poder y por los mercados mundiales y, lo que necesita obtener en las relaciones con otros países. Y sobre todo tener claro la relevancia que el país respectivo tiene para cada uno de los otros.

Ello implica tener buena información que permita elaborar una estrategia de inserción internacional basada en todos los factores que inciden en las relaciones con otros países. Tal estrategia sólo puede lograrse por una acción concertada entre los principales protagonistas que desde un país operan en sus relaciones internacionales.

En el caso de la Argentina, implica concertar visiones e intereses en el gobierno nacional y en el de cada una de las provincias, y en los actores empresariales y sociales que más inciden en el relacionamiento externo del país. Y tener un conocimiento realista del valor del país para los protagonistas de otros países con los que se interactúa.

En el caso concreto de nuestro país se torna necesario en su actual contexto internacional, coordinar y sumar esfuerzos con otros países con los que se tienen intereses convergentes en las relaciones comerciales internacionales y, por ende, articular sus posiciones en los distintos frentes negociadores y muy en especial en el de la OMC.

Al respecto un lugar prioritario tienen los países del Mercosur y los de la Alianza del Pacífico, sin perjuicio de los demás países latinoamericanos. Pero deben tenerlo también protagonistas que, por su relevancia y dimensión relativa, tienen más capacidad e interés en promover el desarrollo de megaredes de acuerdos comerciales preferenciales, tal los casos y entre otros, de los EEUU. China y la UE.

Las tendencias que se observan en el sistema comercial internacional acrecientan el valor que tiene para la Argentina, su participación activa en las acciones necesarias para la efectiva conclusión del acuerdo birregional entre el Mercosur -concebido como una unidad negociadora- y la UE.

Su importancia trasciende el plano birregional, y por sus múltiples posibles desdoblamientos permitiría penetrar hondo en el diseño de instituciones y reglas de juego del comercio mundial, que contribuyan a fortalecer el sistema multilateral global de la OMC o, si fuere necesario a sustituirlo. .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.