Cuál es el temido “efecto Chucky” que destruye las empresas familiares

Cuando chucky toma el poder en las empresas familiares. Por Andrés Hatum

05:41
Video
Andrés Hatum
(0)
17 de agosto de 2018  • 13:04

Chucky, aquel muñeco maldito que protagonizó media docena de películas de terror entre 1988 y 2017, fue la imagen que eligió Andrés Hatum para ilustrar el peligro que representa la llegada de la tercera generación a la conducción de una empresa familiar.

"El 90% de estas empresas no pasan la tercera generación", afirmó Hatum durante su participación en el programa Comunidad de Negocios , por LN+ . Según él, los problemas se inician en la primera generación, con fundadores que deciden todos los aspectos de la operación.

"Hay mucho fundador con ego que relega a los hijos en una función dentro de la compañía que no los va preparando para la sucesión. Cuando la primera generación es muy exitosa, la segunda consigue trabajo rápidamente y no tiene estudios ni experiencia", aseguró.

Para Hatum, "después viene la generación Chucky que destruye todo por incompetencia". "Estos fundadores no prepararon bien a sus hijos y después no hay margen ni compromiso con sus nietos -añadió-. Con suerte pueden vender los restos mortales de la empresa".

En este marco, recomendó que los hijos trabajen cinco o seis años en otra compañía antes de ser llamados a ocupar un rol en la empresa familiar. "Los hijos tienen la responsabilidad de formarse porque esto es importante para la continuidad del negocio", concluyó.

LN+

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.