Cuando la Nochebuena se celebra en el lugar de trabajo

En algunos servicios se establecen guardias; en otros, como en los restaurantes, es común perderse los feriados
(0)
20 de diciembre de 2009  

Para muchos empleados, la bienvenida de Navidad y Año Nuevo se dará en el lugar de trabajo. Algunos sectores, como gastronomía, salud, turismo y otros servicios, no cierran las puertas en las Fiestas.

Uno de esos casos es el de Flavia Gorraíz, que trabaja en el Servicio de Emergencias del Hospital Universitario Austral y este año compartirá la Nochebuena con sus compañeros. "Habitualmente estoy acostumbrado a realizar guardias. Es parte de la profesión, sabés que en algún momento te va tocar hacerlas durante las Fiestas", explica la médica cardióloga.

Pero la especialista trata de encontrarle el lado positivo: "Hay un ambiente especial, tanto del que consulta como de quien está de guardia. Para mí, hay más camaradería".

Pablo Vera tampoco descansará durante las Fiestas. Es director artístico del restaurante Positano y se dedicará a coordinar el espectáculo operístico que ofrecerá las noches del jueves próximo y del 31 de este mes.

"Para mí –dice–, es una elección porque mi familia vive lejos y no puedo pasarlo con ellos. Y, en segundo lugar, porque en esas fechas puedo elaborar mejor los espectáculos; trabajamos con más apariciones, para darle el espíritu festivo que el público se merece. Es entretenido. Ni me doy cuenta de las fechas porque estoy en plena actividad. Además, me gusta recibir las Fiestas desde el humor, la risa y la música", concluye.

Otro Pablo, que prefiere no dar a conocer el apellido, trabaja en un call -center de asistencia médica al viajero. "Lo bueno es que las horas se pagan como extras", asegura el joven.

Con el equipo de trabajo compartirá la Nochebuena. Habrá pan dulce y una canasta navideña.

"Nos organizamos entre los que trabajamos en el mismo turno, cada uno prepara algo para comer y además trae alguna bebida para brindar", expresa.

Mike Leslie es gerente de Recepción de Sheraton Buenos Aires. "En las Fiestas realizo las mismas tareas operativas que se hacen durante todo el año. A eso se agregan las fiestas y los eventos especiales que se realizan en estas fechas", explica.

"Para los que tenemos muchos años en la operación de hoteles se toma como una parte más del trabajo. Viéndolo con humor, es una muy buena excusa para no ver a algunos familiares. Además, tengo la oportunidad de celebrar otro día con las personas que más quiero; a mis hijos siempre les divirtió celebrar Navidad el día 26 o 27, es como festejar dos veces con dos tandas de regalos según la ocasión. En cuanto a los equipos, se forman lazos y relaciones más fuertes y distintas que en un trabajo de 9 a 18 con fines de semana libres", añade.

Carlos Russo es coordinador del SAME y responsable directo de los auxilios médicos en la vía pública y en los domicilios. Si bien el profesional este año no estará de guardia, deberá estar pendiente de su teléfono celular. "No estoy físicamente en algún hospital. Pero si hay alguna situación grave, debo ir al lugar del hecho", precisa.

Durante las celebraciones de fines de año se realiza un armado especial para garantizar en la ciudad de Buenos Aires las guardias habituales y además se refuerzan algunos nosocomios, como el de Quemados, Santa Lucía y Lagleyze.

A lo largo de más de 30 años como especialista en emergentología y clínica médica, Russo realizó guardias en el hospital Pirovano. "El trabajo en sí durante las primeras horas suele ser poco. Después de la 1 comienza a crecer", puntualiza.

Desde los jóvenes que dan sus primeros pasos laborales hasta los colaboradores más experimentados, las Fiestas no discriminan por edad, y la necesidad de trabajar es habitual en algunos sectores.

Según precisa Bernardo Hidalgo, jefe de la consultora Hidalgo, las áreas más afectadas en estas fechas son las que corresponden a las compañías que brindan servicio técnico y que, por el tipo de negocio, deben establecer guardias. "Los empleados, cuando ingresan en determinadas empresas, saben que deberán trabajar en algunas fechas y lo importante es que asuman ese rol", opina.

"Más allá de la edad que los colaboradores tienen; es decir, si pertenecen a la Generación Y o no, lo fundamental es que asuman la responsabilidad que tienen", agrega Hidalgo. "Me parece importante que las empresas, sobre todo del rubro farmacéutico o algunas automotrices, que otorgan una semana a sus empleados, puedan en otro momento brindar francos compensatorios especiales a aquellos que sí o sí deben quedarse de guardia", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.