Cupones, de la ilusión al desencanto en 48 horas