Davos se muda a Nueva York para la reunión anual

El encuentro del capitalismo mundial se desarrollará a partir del jueves
El encuentro del capitalismo mundial se desarrollará a partir del jueves
(0)
28 de enero de 2002  

NUEVA YORK.- Por 31 años, el más selecto grupo de ricos y poderosos del mundo se reunió cada enero en Davos, en medio del bucólico paisaje nevado de los Alpes suizos, para debatir sobre el capitalismo mundial.

Este año, por primera vez y para demostrar su apoyo a esta ciudad herida tras los atentados del 11 de septiembre, el World Economic Forum (WEF) se muda a Nueva York desde el jueves hasta el 4 del mes próximo. Con él -se teme- llegará también un ejército de manifestantes antiglobalización dispuesto a estropear la fiesta.

Más de 40.000 policías, 600 agentes del servicio secreto y unos 2000 empleados de empresas privadas de seguridad han sido dispuestos para prevenir cualquier tipo de incidente en las protestas que, como en Davos, Melbourne, Seattle y Washington, terminaron en forma violenta, y en Génova, el año pasado, con muertos. A juzgar por los intensos preparativos de seguridad, esta vez la policía neoyorquina tratará a los revoltosos como si fueran terroristas de Al-Qaeda. La sede del encuentro, el lujoso y gigantesco hotel Waldorf Astoria, sobre Park Avenue y la calle 50, ya ha sido apodada "la fortaleza Waldorf": las calles a su alrededor serán cortadas, francotiradores serán apostados en los techos de edificios vecinos, dos helicópteros custodiarán los cielos y tres batallones especiales de la policía resguardarán el hotel en tierra, fuertemente armados con rifles, pistolas, cascos, escudos antimotines, lanzaderas de gas lacrimógeno, máscaras antigás, sierras eléctricas (para usar contra los manifestantes que se encadenen a los postes de luz), perros adiestrados, caballos y vehículos blindados.

"Estamos preparados porque en este tipo de manifestaciones siempre hay un grupo de anticapitalistas violentos que interfieren con los derechos de manifestantes pacíficos", señaló John Timoney, ex comisionado de policía de Filadelfia que está a cargo del inmenso operativo de seguridad para evitar ataques terroristas y proteger a los 1000 empresarios top, 250 representantes políticos (incluyendo a 20 jefes de Estado o de gobierno), 250 expertos académicos, líderes religiosos, ganadores de premios Nobel, artistas, escritores y científicos.

El tema central de esta reunión anual del WEF será la fragilidad en un mundo amenazado por la inseguridad, los conflictos étnicos y religiosos, el desarrollo desigual y la recesión. Esfuerzos de último minuto se están haciendo para incluir en el extenso programa de conferencias y talleres una discusión sobre el colapso de Enron -el gigante energético que sorpresivamente se declaró en bancarrota en diciembre- y sobre la crisis en la Argentina.

Por nuestro país participarán Juan José Llach (director del Departamento de Economía de la Universidad Austral), Carlos Correa (director de la maestría de Ciencia, Política Tecnológica y Administración de la UBA), Nicolás Ducoté (director del Centro para la Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), los empresarios Carlos Bulgheroni (Bridas) y Eduardo Elsztain (Dolphin Fund Management) y el periodista Nelson Castro.

Ellos se codearán con figuras como el vicepresidente norteamericano, Dick Cheney; el secretario de Estado, Colin Powell; el secretario general de la ONU, Kofi Annan; el canciller alemán, Gerhard Schroeder; el presidente colombiano, Andrés Pastrana; la senadora Hillary Clinton; Bono, el cantante de U2; el ex alcalde Rudolph Giuliani y su sucesor, Michael Bloomberg; académicos de la talla de Paul Krugman, Alain Touraine y Samuel Huntington; el escritor brasileño Paulo Coelho; el financista George Soros y los empresarios Bill Gates (Microsoft) y Jeff Bezos (Amazon), entre tantos otros.

Pese a las intimidantes medidas de seguridad, Greenpeace decidió boicotear directamente la reunión.

"Queremos una participación democrática en las decisiones importantes que afectan nuestras vidas cotidianas en todo el mundo", se quejó por su parte Kevin Skvorak, del grupo antiglobalización Otro Mundo es Posible, que ha planeado una masiva marcha contra el Foro el sábado próximo.

Según él, "estas decisiones son tomadas actualmente por un grupete de gente rica y los políticos que ellos controlan pagándoles".

Bailando en la Bolsa

NUEVA YORK.- Paralelamente a las conferencias del World Economic Forum se han planificado cientos de eventos sociales más informales para que los poderosos del mundo interactúen.

Están previstos desayunos de trabajo, fiestas en los restaurantes más elegantes de la ciudad y un servicio religioso ecuménico frente al sitio del World Trade Center donde ocurrieron los atentados.

Pero sin duda el "hot ticket" del encuentro será el baile de gala, el sábado por la noche, en el piso de transacciones de la Bolsa neoyorquina, en Wall Street.

No es que los organizadores hayan pensado en hacerlo allí desde un principio. Originalmente querían usar el salón principal del Waldorf Astoria, donde se realizará todo el encuentro, pero una fiesta de casamiento planeada con más de un año de antelación los obligó a buscar un nuevo escenario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.