De la billetera a la heladera: por qué en el futuro las máquinas pagarán por todo