De la depresión a la euforia

El acuerdo por el presupuesto 2001 trajo tranquilidad
(0)
29 de octubre de 2000  

El mercado soportó una semana de reacciones violentas por parte de los inversores, que llevaron a las acciones desde un marcado derrumbe a una poderosa recuperación.

La Argentina estuvo en el ojo de la tormenta entre las plazas de la región. En efecto, los coletazos de la crisis política y la dificultad para la colocación de deuda pública -las tasas pagadas por el Gobierno para Letes, Bontes y el bono-pagaré tocaron niveles realmente altos- llevaron al Merval a perforar los 400 puntos justo en el momento en que el riesgo Argentina tocó los 1080 puntos.

Las señales de tranquilidad aparecieron el jueves, cuando se conoció el acuerdo político para una rápida sanción del presupuesto 2001 en Diputados, y que incluyó un fuerte apoyo al Gobierno de Domingo Cavallo, lo cual sonó muy bien en los oídos de los mercados internacionales. Además, se sumaron señales positivas desde el FMI.

En el plano externo, aparecieron indicios de un mercado de capitales más distendido para los próximos meses -ante la desaceleración del PBI norteamericano- y el aumento de la oferta petrolera.

Un freno para las tasas

Ambas fuerzas postergarían un alza de las tasas por parte de la Reserva Federal, y posibilitarían una recuperación del euro, lo que incluso podría revertir la pérdida de confianza de los empresarios europeos de los últimos meses.

En esta línea, el mercado de acciones clásicas americanas logró una mejora por segunda semana consecutiva y el Dow Jones cerró en 10591 puntos, con una ganancia de 3,6%. También los mercados bursátiles europeos cerraron con ganancias superiores al 3%, en los que sobresalió el DAX de Alemania con un alza del 4,4 por ciento.

Frente a la mayor certidumbre externa y señales locales más tranquilizadoras, los operadores revirtieron violentamente sus posturas vendedoras entre el jueves y el viernes. El índice Merval cerró en los 436.8 puntos, arribando a una ganancia semanal del 2,7%. En el mes -aún restan dos ruedas hábiles para concluirlo- acumula una pérdida de 8,1 por ciento.

Los papeles con mayor recuperación fueron aquellos más representativos del riesgo argentino, pero también habían sido los más castigados. En la semana subieron TGS (11,2%), Molinos (9%), Indupa y Siderca con el (4,6%), seguidas por Telecom y Acindar, que recuperaron el 3,8 y 2,2%, respectivamente.

En la región, la reversión del profundo mal humor financiero impulsó una apreciación del 3,9% en la Bolsa mexicana y un cierre equilibrado en el Bovespa de San Pablo.

No obstante, cabe destacar que la incertidumbre sobre la economía argentina -que llevó a los futuros del peso a 1 año por encima de 1,07- impactó sobre las cotizaciones spot del real de Brasil y el peso en México, que se devaluaron 1% en promedio.

La gran pregunta

La pregunta del mercado sigue rondando en torno de si la mejora del clima inversor en activos argentinos es permanente o transitoria.

El Gobierno obtuvo financiamiento a un costo del 13% anual por US$ 1200 millones, con el que cerró sus necesidades hasta fin de año. Esto, pese al alto costo, llevó cierta tranquilidad al mercado frente a los vencimientos de los próximos meses.

El problema es que cualquier ruido, ya sea en el presupuesto 2001, o una cifra no muy convincente en la recaudación del actual, podría lastimar la incipiente recuperación.

Los inversores reconocen que los bajos precios de las acciones y los altos rendimientos alcanzados por los bonos representan una oportunidad de compra, pero aún actuarían con cautela para testear el desarrollo de las señales políticas.

Marcelo Romano

http://www.portfolio.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.