De Vido admitió el desvío de fondos