Debaten qué parte se llevan los asalariados

El Indec dice que la masa salarial creció en relación con el PBI, pero la CTA advierte que la situación no cambió
(0)
28 de mayo de 2009  

El Indec ya no difunde el dato de la distribución del ingreso entre las personas, pero todavía da cuenta de qué porcentaje se llevan los asalariados. En 2006, antes de la intervención del instituto, los empleados se quedaban con el 41,5% del PBI. En 2007, el Indec controlado de facto por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, informó que los asalariados se llevaron el 42,9% de los ingresos. En 2008, llegó al 43,6%, aún por debajo del 44,7% de 1993.

Esta mejoría, sin embargo, no coincide con los números del diputado Claudio Lozano, del Instituto de Estudios y Formación de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). A diferencia del Indec, que toma el PBI a precios constantes (con ajuste por inflación), Lozano compara la masa salarial con el PBI a precios de mercado, y concluye en que la relación pasó del 32,5% en 2001 al 23% en 2002, al 28,3% en 2006 y 2007 y al 28,6% en 2008. Es decir, no mejoró la participación de los asalariados en los últimos dos años, según la CTA.

Otros de los datos polémicos del Indec vinculados con la distribución del ingreso son los de la pobreza. Por caso, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA calcula que, en el segundo semestre de 2008, el 34,3% de los argentinos era pobre, frente al 15,3% informado por el instituto oficial (en 2006, antes de la intervención, era del 26,9%). La indigencia alcanzó el año pasado al 11,7% de la población, según la UCA, frente al 4,4% del Indec (en 2006 era del 8,7 por ciento).

SEL Consultores, en tanto, estima que en la primera mitad de 2008 (su último dato calculado) la pobreza se elevó al 32,3%. La indigencia aumentó a casi el 11%, según la consultora dirigida por Ernesto Kritz.

El Observatorio de la Deuda Social de la UCA mide indicadores que van más allá de los ingresos. Por ejemplo, mide la desigualdad social en el acceso a los recursos educativos. Según un nuevo informe, un niño del 25% más rico de la sociedad tiene 8,5 más posibilidades de asistir a una escuela de doble jornada que otro del 25% más pobre. La brecha de desigualdad es de 2,6 veces en el acceso a la enseñanza de computación y de dos veces en la posibilidad de estudiar un idioma extranjero.

En el nivel primario, el 10% de los chicos del estrato social más bajo sufre déficit educativo (no asiste a la escuela o concurre a un año inferior al que le corresponde), mientras que sólo el 3% de los más ricos padece esa situación. En el nivel medio (EGB 3), el 26% de los más pobres no va al colegio o está atrasado, al tiempo que eso le ocurre a sólo el 5% de los más ricos. En el nivel polimodal, la brecha es del 67% contra el 20 por ciento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.