Dejó de caer la exportación: el superávit se acerca al récord

Por primera vez en el año, la variación interanual de las ventas al exterior fue positiva
Oliver Galak
(0)
23 de diciembre de 2009  

El desplome de las exportaciones que caracterizó la balanza comercial de 2009 terminó en noviembre. Luego de 12 meses consecutivos con caídas, las ventas al exterior mostraron una variación positiva del 1% en la comparación interanual. Las importaciones, por su parte, desaceleraron bruscamente su caída, y el superávit creció 72,9% y quedó muy cerca de batir el récord histórico de 2002. La contracara es que la mayoría de los crecimientos se explica porque se compara contra el principio de la crisis y que semejante saldo comercial positivo desnuda, en realidad, una caída en la actividad interna.

Estas son algunas de las principales conclusiones que se desprenden del informe de intercambio comercial argentino (ICA) correspondiente a noviembre, que divulgó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Ese mes se exportaron bienes por 4934 millones de dólares, mientras que las importaciones ascendieron a US$ 3646 millones, lo que arrojó un superávit de US$ 1288 millones. Aunque las importaciones mostraron una caída del 12%, es un recorte que muestra una desaceleración respecto de la baja acumulada del 37% en los primeros diez meses del año.

El Indec destacó que la suba en las exportaciones se explica por un aumento de las cantidades vendidas del 9%, mientras que los precios cayeron 8%. Los rubros que registraron mayores aumentos en las exportaciones fueron piedras, metales preciosos y sus manufacturas, residuos y desperdicios de la industria alimenticia, carnes y sus preparados, petróleo crudo, material de transporte terrestre, azúcar y artículos de confitería, y carburantes.

Un informe de la consultora Abeceb.com, de Dante Sica, destaca que el crecimiento del 1% marca un cambio en la tendencia. "Sin embargo, es necesario aclarar que se está realizando la comparación interanual contra uno de los peores meses de 2008, donde ya se comenzaron a sentir los efectos de la crisis internacional", agrega, en un análisis que fue compartido por la mayoría de los economistas. La consultora estimó que el crecimiento en el saldo "permitirá cerrar el año con un superávit comercial cercano a los US$ 17.000 millones".

Casi como en 2002

La presidenta Cristina Kirchner había anticipado anteayer que el superávit acumulado era de US$ 15.727 millones. "Vamos a batir récord de superávit comercial", celebró en un acto en la planta de Volkswagen, aunque equivocó el año de la anterior marca. No fue en 2008, como señaló la jefa del Estado, sino 2002, otro año que -como ocurrió en el corriente- el derrumbe de las importaciones llevó el superávit a US$ 16.661 millones.

Raúl Ochoa, especialista en comercio exterior de la Fundación Standard Bank, relativizó las ventajas de este tipo de marcas. "Los récords de este tipo, con recesión en el mercado interno y con restricciones comerciales, no son para hacer alharaca del tema. El nivel de importaciones marca cómo anduvieron la actividad, el consumo y la inversión", dijo.

Santiago Massia, de la consultora Análisis de Coyuntura Macroeconómica (ACM), coincidió en que "un superávit abultado es una buena noticia en vistas de que permite compensar la fuga de capitales, pero detrás de eso hay una caída importante del nivel de actividad".

Para ACM, el superávit caerá durante 2010 a una cifra cercana a los US$ 13.000 millones, "lo cual no deja de ser un buen número". Las exportaciones, en cambio, crecerán 16% en el análisis de esta consultora.

Ochoa, que estima un crecimiento levemente menor en ese rubro (12 a 14%), opinó que "en 2010 vamos a tener subas porque parte de la crisis ya ha pasado y además tenemos mejores perspectivas en términos de precios de las commodities ". Y señaló que es la industria automotriz, gracias al impulso del mercado brasileño, la que está empujando los números en el comercio exterior.

Pablo Besmedrisnik, de la Fundación Crear, indicó que "en noviembre el ratio de exportaciones sobre producción de autos fue de 69,6%, el más alto desde 2003". Entre las causas figuran la evolución del tipo de cambio bilateral con Brasil (el peso se devaluó un 46% en lo que va del año) y la situación del mercado interno del socio mayor del Mercosur.

El economista advirtió también que se ha ajustado la fuerte caída que se venía registrando en importaciones de bienes intermedios y de piezas y accesorios para bienes de capital. "La importación de bienes intermedios acumula una caída de 40% en once meses, siempre con caídas mayores al 36% hasta octubre, y en noviembre el recorte fue del 14 por ciento. Esto está explicado en buena medida por la recuperación que viene mostrando la industria manufacturera", afirmó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.