Demanda de seguros contra default: las señales de la crisis que no se vieron

Junto al salto en el riesgo, fueron alertas tempranas de la última corrida a las que el Gobierno no prestó atención
Junto al salto en el riesgo, fueron alertas tempranas de la última corrida a las que el Gobierno no prestó atención Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
26 de mayo de 2018  

El dato era conocido pero faltaba la certeza que aportan las cifras. La demanda de seguros contra posibles nuevos impagos de la deuda argentina se disparó en el primer trimestre del año, lapso en el que la tasa de riesgo argentino subió 20% (de 350 a 420 puntos) más del doble que la tasa emergente en general.

Son dos indicadores de mercado que dieron cuenta de una creciente desconfianza y que podían considerarse "alertas tempranas" para prevenir la corrida contra el peso y el riesgo local que estallaría semanas después, sumiendo a la economía en una zona de incertidumbre de la que puede costarle salir y que el Gobierno ignoró.

Esta realidad quedó a la vista por un reciente informe de la Asociación de Operadores de Mercados Emergentes (EMTA) sobre montos operados con estos instrumentos de cobertura (Credit Default Swaps): mostró que la demanda de estos seguros contra el riesgo argentino se triplicó en la comparación interanual durante el primer trimestre de 2018 al pasar de US$5097 millones a US$14.547 millones, o creció casi 70% respecto del trimestre previo (el último de 2017 cuando fue de US$8780 millones).

Si bien este salto se produce en un contexto de aumento en la demanda de este tipo de seguros en general, al convencerse cada vez más inversores de que la "era global del dinero barato" inició definitivamente su retirada, hay una muy marcada diferencia en la toma de coberturas sobre activos argentinos respecto de la de cualquier otro emergente.

El director de Mercados Emergentes de Bank of America, Simon Sassenberg, dice que el salto en el volumen operado con CDS de la Argentina, que indica que los tenedores de bonos buscan protección para sus apuestas de cartera, se produjo por lo que define como "cuestiones idiosincrásicas" y dejó incluso muy atrás al alza en la demanda de los asiáticos, que subió más de 50% interanual por volatilidad geopolítica.

Fuente: LA NACION

El informe de la EMTA recabó los datos y las opiniones de 12 bancos y fondos de inversión, entre los que estuvieron HSBC, JP Morgan, Merrill Lynch, Morgan Stanley, ICBC, UBS y el Citi. Considerando los 21 mercados emergentes, mostró un aumento general del 21% interanual en la demanda de coberturas por default, es decir, muy inferior al de coberturas contra riesgo argentino.

"Durante abril y las primeras semanas de mayo ocurrieron eventos de impacto irreversible. Una política cambiaria errática significó finalmente una pérdida de reservas por US$9000 millones, la depreciación de 22% del peso y requerir asistencia al FMI para enfrentar mayores restricciones de acceso al financiamiento", detalló un informe de Quantum Finanzas al hacer balance de la última parte de esta crisis, cuyo punto de partida muchos analistas suelen ubicar en el denominado 28-D.

Lo que pasó y lo que viene

"La brecha entre el riesgo argentino y el 'promedio' emergente era de 178 puntos llegando a fin de año, pero se empezó a ampliar tras esa conferencia que cambió las metas de inflación hasta tocar un máximo de 290 puntos. Esto indica que, si bien hubo un aumento general del riesgo en la región, el salto en el argentino fue muy superior y obedeció a factores eminentemente locales", observa el economista Federico Muñoz.

El consultor y director de First, Miguel Arrigoni, cree que la crisis se precipitó por un error recurrente en las administraciones locales: "Se ensimisman en sus planes y creencias. Se cierran y caen en el internismo".

"No es exacto -prosigue- que el Gobierno haya ignorado las alertas de mercado: Caputo [Luis, el ministro de Finanzas] las vio y leyó correctamente, por eso se apresuró a financiarse y a proclamar que no tomaría más deuda en el exterior. Pero el resto siguió su camino. Así volvemos a un error clásico: la creencia de que el BCRA tiene que ser tan autónomo que pareciera responder a otro país cuando en todo el mundo los bancos centrales coordinan con las áreas económicas", sostiene.

Para los analistas de Balanz Capital lo que se abrió ahora es un "suspiro de alivio inicial que ayuda a apuntalar los precios de los bonos y las acciones mientras se estabiliza la moneda y se apoyan en una realidad: que el FMI mejoró drásticamente su capacidad de influenciar y revertir a países en dificultades como Irlanda, Grecia y Ucrania".

Aun así, advierten que "el proceso de estabilización y el camino hacia la recuperación está lleno de baches" que pueden ser mayores aquí por "la resistencia cultural que la Argentina tiene a los ajustes".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.