Después de tres años, IRSA relanza proyectos inmobiliarios

Hará un edificio en Puerto Madero en el que venderá departamentos por granos
Alfredo Sainz
(0)
21 de mayo de 2003  

Después de tres años de inactividad, la empresa IRSA decidió desempolvar viejos proyectos de inversión y retomar el desarrollo de un edificio de viviendas en Puerto Madero.

La compañía presidida por Eduardo Elsztain volverá a incursionar en el negocio inmobiliario, con una obra desde cero, con el proyecto Cruceros en el dique 2, en la ribera este.

En la empresa señalan que se trata de un emprendimiento "único" en la zona y consistirá en un edificio de viviendas de 6400 metros cuadrados, ubicado al lado del complejo de oficinas Costeros.

La característica más especial del proyecto es que IRSA lanzará la comercialización aceptando granos como forma de pago.

La política de canje de bienes por cereales empezó a ganar fuerza en el último año y hasta el momento varias terminales automotrices fueron las que se mostraron más activas en este terreno, aceptando los bienes de la cosecha a cambio de sus últimos modelos.

El edificio está orientado a un público de altos ingresos y como elemento diferencial su arquitectura tendrá algunos detalles que remiten a la náutica. Los departamentos tendrán menos de tres ambientes, aunque con una superficie en metros cuadrados superior al promedio en Puerto Madero.

En IRSA reconocen que la decisión de reactivar proyectos inmobiliarios responde, por un lado, a los menores costos de construcción y, por otro, al incremento de la demanda de viviendas a estrenar en el segmento más alto de la población.

De hecho, la empresa ya comenzó a sentir los beneficios de la incipiente reactivación que se está dando en el nicho de viviendas más caras. En el primer trimestre, IRSA logró colocar cinco unidades de su edificio Alto Palermo Park, por casi un millón de dólares. Además, con la venta de otras tres unidades del Alto Palermo Plaza, por US$ 1.096.000, la empresa logró concluir la comercialización del edificio.

La demanda también registró un importante repunte en el caso de su club de campo Abril. En los primeros tres meses de 2003, la empresa vendió 52 lotes del complejo, con lo que ya tiene colocados un 91 por ciento del total de los predios, con 530 casas finalizadas y otras 73 en construcción.

Mejores perspectivas

IRSA no es la única empresa que decidió reactivar sus proyectos inmobiliarios aprovechando las mejores perspectivas que ofrece la economía, pese a la ausencia de crédito. En la zona de Puerto Madero, la desarrolladora Raghsa, del empresario local Moisés Khafif, retomó una obra para levantar tres torres de departamentos, con una inversión de US$ 50 millones.

A pocos metros, el ex empresario textil Alan Faena, asociado con un grupo de inversores norteamericanos, está terminando el reciclado de un viejo silo sobre la base de un proyecto del diseñador norteamericano Philip Starck.

Por fuera de Puerto Madero, los inversores también están mirando terrenos en la zona norte de la Capital Federal. Incluso, en las últimas semanas se habría concretado la venta de un inmueble, a pocos metros de la esquina de Juncal y Riobamba.

Detrás de este proyecto se encontraría el empresario local Sergio Grosskopf, el ex dueño de los shopping centers Alto Palermo y Alto Avellaneda, que también es dueño de otros predios en la zona de Puerto Madero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.