Después del "Gangnam Style", Corea del Sur quiere conquistar el mundo con emprendedores

El país quiere ser el Silicon Valley asiático; el gobierno invertirá US$ 3700 millones hasta 2017 y ya tiene 30.000 start ups
Luján Scarpinelli
(0)
21 de septiembre de 2015  

De repente, sin motivo aparente, el virus se expandió desde Corea del Sur y ganó un espacio en las radios, las charlas de café y hasta en los boliches locales. El "Gangnam Style" de Psy, o el "baile del caballo", fue el más insólito acercamiento de los argentinos (y del mundo) con el país asiático. Pero aunque muchos crean que lo único que llegó con ese ímpetu fue esta pieza de pop coreano, probablemente tenga algo más en su bolsillo, en su living o en su garaje: Corea es la cuna de Samsung, LG y Hyundai, por nombrar tres marcas.

Ahora existe otro ámbito en el que la Argentina acorta las distancias con aquel país. Corea se convirtió en un referente en materia de emprendedorismo, en un contexto de transformación de su modelo exportador. Hasta el momento, la economía se basa en conglomerados que representan grandes porcentajes de su PBI. Sólo una decena explica el 80 por ciento.

En el Foro Económico Mundial de 2014 en Davos, la presidenta de Corea, Park Geun-hye, expuso la visión que hoy foguea la actividad emprendedora, al pedir a los líderes del mundo pensar la economía desde un nuevo paradigma, en lugar de hacer ajustes de política económica. Según esta teoría, la economía creativa es una solución para el crecimiento inclusivo. Así, como el emblemático caso de Israel, Corea aspira a constituirse en una fábrica de compañías tecnológicas innovadoras capaces de competir a nivel global. Quiere reconvertirse en un Silicon Valley asiático, con una dinámica propia, de la que buscan aprender las autoridades locales.

Jungwook Lim, director de Startup Alliance Korea, destacó el rol clave del sector público para empujar a empresas del sector privado a crear compañías en el país. Hace dos semanas, el especialista de la entidad formada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Planeamiento del futuro, y Naver (el buscador más usado en Corea), visitó la Argentina para asistir al Venture Capital Forum organizado por el gobierno porteño, en conjunto con jugadores como la asociación de VC de la región (Lavca).

En diálogo con LA NACION, consideró que la presencia de los grandes conglomerados, o chaebols, es motivo de orgullo, pero, al mismo tiempo, "una traba para el desarrollo de empresas más pequeñas que no pueden competir", y un condicionante en el mercado laboral. "Las corporaciones construyen para adentro y la mayoría de los jóvenes que salen de las universidades quiere ir a trabajar a Samsung o a alguna de estas grandes empresas", dijo Lim.

Ahora, con emprendimientos inspiradores, como Kakao (el WhatsApp coreano) o Coupang (el equivalente a Amazon), el país busca una alternativa a un modelo que, para muchos analistas, empieza a mostrar signos de agotamiento. Los pronósticos evidencian una ralentización del crecimiento.

¿Qué pueden aprender los argentinos? Mariano Mayer, director general de emprendedores de la ciudad de Buenos Aires, destacó el trabajo en el ecosistema: "Corea contó en los últimos años con una buena política pública que, al igual que Israel, puso el foco a las personas y no a los recursos naturales, es decir, a la educación, al talento y a la economía del conocimiento". La diferencia, se explayó Mayer, fue que "lo hicieron a través de pymes dinámicas, llamadas ventures, a las que incentivaron a reconvertirse y volverse muy competitivas con innovación". El valor de este caso, subrayó, es el lugar otorgado a las pymes para empezar a construir una cultura entrepreneur.

Todo está sostenido con fondos. Hasta 2017, el gobierno planea invertir US$ 3700 millones en distintos programas e iniciativas. Una de las más activas es el Korea Venture Investment, un fondo de US$ 2000 millones que dio origen a 380 nuevos fondos de capitales de riesgo. Paralelamente crecieron los ángeles, las incubadoras y los aceleradores, y los espacios para conectar a los nuevos empresarios. En el país ya se abrieron 17 centros de innovación.

El entorno tecnológico es favorable. Corea tiene una de las conexiones a Internet más veloces a nivel global, una enorme penetración de smartphones y altas tasas de educación (secundaria). Otra ventaja, agregó Lim, es la cercanía a grandes mercados como China y Japón, en los que ya tiene un espacio ganado como productor de contenidos pop (películas, música, juegos).

Los avances están reflejados en el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico (de alto impacto) que elabora el Programa de Desarrollo Emprendedor dirigido por Hugo Kantis. Corea está entre los primeros 20 países del ranking, 18 escalones sobre la Argentina. En el análisis de distintas dimensiones, Kantis precisó que juegan en favor del asiático el perfil de las empresas existentes y la plataforma de ciencia y tecnología para la innovación, que cuadruplica el valor obtenido por la Argentina. "A esos factores se suman otros trascendentales: la ventaja en regulaciones y políticas que afectan a los emprendedores (más del doble del valor local), la porción de la población que accede al sistema educativo y, por si fuera poco, un financiamiento para los emprendedores mucho más desarrollado y accesible", detalló.

En este aspecto, indicó Lim, el gobierno es un actor esencial en la etapa semilla no sólo con subsidios, sino también invirtiendo a medias con privados. Como resultado del plan de desarrollo, la cantidad de start ups trepó de unas 9700 a más de 30.000 en una década, y la tendencia se mantiene en alza. Las nuevas firmas de servicios tecnológicos acapararon la mayor cantidad de fondos y, en particular, en estadios maduros.

"Nada hubiera sido posible sin inversión externa; el éxito del ecosistema depende de eso", dijo Lim. Y amplió: "Hacer inversión semilla es fácil, pero esas empresas mueren si les falta inversión en los estadios posteriores". Quizás este sea el principal desafío para la Argentina, donde el capital de riesgo sumó apenas US$ 153 millones, contra los US$ 1600 que atrajo Corea.

ACortar distancias

  • El gobierno porteño acordó con la Asociación de Capital Emprendedor de Corea (KOVA) hacer intercambios entre entrepreneurs y armar equipos con miembros de los dos países. La idea es conectar a los hubs tecnológicos e intercambiar buenas prácticas. Corea podría invertir en start ups locales con una aceleradora global que lanzará en 2016.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.