Detrás de la masacre en México, corrupción