Deuda. Se confirma que el único privilegiado es el FMI

El lunes US$324 millones dejaron las arcas del BCRA para honrar el pago de intereses de la deuda asumida con el FMI
El lunes US$324 millones dejaron las arcas del BCRA para honrar el pago de intereses de la deuda asumida con el FMI Fuente: Reuters
Javier Blanco
(0)
8 de mayo de 2020  • 14:12

No es un algo nuevo pero no deja de ser paradójico que se confirme en tiempos en que la Argentina vuelve a coquetear con el default y avanzó en decirle a acreedores locales que por los dólares aportados en los últimos años recibirían pesos: entre pagadiós y reperfilamientos, el único acreedor privilegiado de la Argentina es el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El dato quedó confirmado, al dejar el lunes las comprometidas arcas del Banco Central (BCRA) US$324 millones para honrar el pago de intereres de la pesada deuda por US$45.000 millones que Argentina reasumió con el organismo en los dos años finales de la administración Macri, según permite corroborar desde anoche -al actualizar cifras- el informe monetario de esta entidad.

No deja de ser paradójico dado que la contrapartida de esa asistencia crediticia era que el país cumpla siguiera una serie de políticas que, como quedaría dolorosamente demostrado en los hechos luego, agudizaron la recesión y no moderaron la desconfianza hacia el peso. Es decir, es un préstamo llegó con condicionalidades que lo hicieron más difícil de devolver y, sin embargo, al FMI no le tocará asumir mayor costo por sus errores de diagnóstico, ya que lo que el Gobierno buscaría sería un alargamiento en los plazos de pago.

Lejos del arrepentimiento, desde el organismo levantaron el dedo acusador hacia los inversores privados y fondos que se expusieron al riesgo argentino sin la prevista y correcta evaluación, reclamando incluso que -para compensar ese error- acepten una "quita apreciable" de la deuda habida cuenta que había convertido en "insostenible", partido que entra en etapa de definición por estas horas.

El giro podría interpretarse entonces como una contraprestación a los servicios que el FMI hizo al dar a conocer ese documento meses atrás para tratar de dar impulso a una reestructuración de deuda externa con privados por US$66.000 millones en los términos en que planteó el Gobierno, en busca de obtener un lapso de tiempo que le permita destinar recursos a políticas que intenten una recuperación de una economía que lleva una década en el limbo.

El pago forma parte de un cronograma que prevé giros en concepto de intereses por el capital prestado con frecuencia trimestral (los próximos caen en agosto y noviembre) a menos que Argentina acuerde un nuevo programa con el organismo para reemplazar al que quedó suspendido y tenía previstos desembolsos por US$ 12.000 millones más y eso incluya dejarlos aplazados.

Mientras tanto, el FMI al parecer seguirá siendo un "acreedor privilegiado" de la Argentina.

Y a esta altura, el único, porque el Club de París entró al club de los reperfilados al decidir el Gobierno posponer por un año el pago de la cuota por US$1900 millones que venció el último martes, amparándose en términos del acuerdo que alcanzó con los miembros de ese organismo el 29 de mayo de 2014, según una carta que envió el ministro Martín Guzmán.

Ese día, el hoy gobernador bonaerense Axel Kicillof, por mandato presidencial, convalidó que una deuda de US$4955 millones en origen se transforme en otra de US$9600 millones al sumarse US$1102 millones de intereses y otros US$ 3633 millones de "punitorios", a cancelar en cuotas anuales (que aceptaban un pago mínimo) aunque bajándole su costo del 7% anual a una tasa variable que iría del 3 al 4,5% anual.

Claro que esta última cuota, como Macri solo cubrió los esos mínimos en 2018 y 2019, escaló hasta los US$ 2100 millones, porque se sumó al interés los punitorios del 9% anual por la cancelación parcial en años anteriores.

¿Le tocará en adelante al FMI sumarse a ese club?. Puede ser, pero mientras tanto puede ufanaste de ser el único privilegiado...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.