Dilma prometió incentivos para proteger la industria brasileña