Disminuir la pobreza, una larga batalla

La actividad económica alcanzó los niveles de 1998, pero el índice de pobreza todavía es 10,5% superior
La actividad económica alcanzó los niveles de 1998, pero el índice de pobreza todavía es 10,5% superior
Silvia Stang
(0)
26 de septiembre de 2005  

En el segundo trimestre de este año, la actividad económica alcanzó los niveles que había tenido en 1998, antes de que comenzara la recesión. Pero mientras que en aquel momento la pobreza afectaba al 28 por ciento de la población, hoy el índice de quienes no alcanzan a vivir dignamente es del 38,5 por ciento, según el dato que el Indec difundió la semana última y que corresponde al primer semestre de este año.

Así, mientras que en el tercer año de crecimiento la economía recuperó todo lo perdido durante la recesión, para volver a los niveles de pobreza de 1998 se necesitarían al menos 5 años más a partir de ahora. Y la meta se cumpliría sólo si se sostiene un ritmo de crecimiento del 4 por ciento y una inflación decreciente, que para el año próximo se ubicaría en el 9 por ciento.

Esta es la estimación realizada por el economista Pablo Brassiolo, del Ieral, el instituto de estudios económicos de la Fundación Mediterránea.

La causa por la cual la situación social tiene una recuperación mucho más lenta que la actividad -sobre todo en el último período- es, según Brassiolo, la elevada desigualdad en la distribución del ingreso.

De hecho, la brecha entre lo que perciben per cápita los hogares del 10 por ciento de la población más rica y lo que ganan los del 10% de menores recursos era de 24 veces en 1998, trepó hasta 46 veces en 2002, y en 2004 se ubicó en 31 veces, un índice que se mantuvo en el primer trimestre de este año.

Menos desigualdad

Según el trabajo del Ieral, si hoy el país tuviera igual nivel de desigualdad que en 1998, reduciría a 3 años el período necesario para volver a los índices de pobreza de entonces.

La persistencia de las altas tasas de pobreza y de una elevada desigualdad social son datos consistentes con el que indica una pérdida de participación de los asalariados en el producto bruto: según un estudio de la Sociedad de Estudios Laborales (SEL), que dirige Ernesto Kritz, la masa salarial actual es equivalente a la de 2001, pero hoy el producto es un 20 por ciento mayor.

Es decir: la torta se amplió, pero el grupo de asalariados -que creció en cantidad de personas- recibe una porción de igual tamaño que antes.

Según Brassiolo, para la definición de políticas que permitan aliviar la situación social vale observar los datos de la transición hacia y desde la pobreza de los habitantes. No es lo mismo trabajar para personas que están en una situación transitoria de pobreza que para quienes parecen estar en ese estado de manera crónica.

Entre 2003 y 2004 la pobreza cayó del 47 al 40 por ciento. Ahora bien: un 34 por ciento de la población mantuvo su condición de pobre en ambos años; un 13 por ciento estaba en la pobreza en 2003 pero ya no en 2004, y otro 6 por ciento ingresó en el último año a tal condición social, ya que en el período previo se había mantenido al margen.

De acuerdo con el análisis de datos desagregados del Ieral, hay características distintivas entre quienes se mantuvieron en la pobreza en los dos años y quienes estuvieron en tal condición sólo en uno de los períodos (pobres transitorios).

Entre los primeros, el tamaño promedio del hogar resultó más elevado y la edad del jefe de hogar, más baja.

Además, mientras que entre los pobres crónicos se registró un promedio de 7,7 años de educación, ese índice fue de 8,8 años entre los pobres transitorios y de 10,8 años entre quienes nunca fueron pobres.

Otra de las características es que, entre los llamados pobres crónicos, la edad promedio de la mujer al nacer su primer hijo es de 20 años, sube a 22 entre los pobres transitorios, y es de 25 años entre quienes nunca estuvieron en la pobreza.

También se corroboró que hay más miembros menores de 15 años entre los hogares donde la pobreza es de mayor plazo.

En negro

  • El 75% de los asalariados pobres trabaja en negro, según un estudio del Instituto para el Desarrollo Social Argentino. "La economía acumula tres años de alto crecimiento, pero son modestos los avances en cuanto a la reducción de la pobreza; esto se explica porque los pobres generan la mayor parte de sus ingresos trabajando en pequeñas empresas que operan en la informalidad", según el informe.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.