Fuertes efectos de la recesión. Disminuyó un 39,9% el patentamiento de vehículos en 2001