Disney trata de aprender de sus errores en el cine

Erica Orden
(0)
22 de marzo de 2012  

Después de que la película de ciencia ficción John Carter registrara una venta de boletería decepcionante, Walt Disney Co. está tomando a pecho las lecciones.

Durante meses, los máximos directivos del conglomerado han presionado al estudio cinematográfico para que reduzca sus presupuestos de producción. Y han detectado otros errores relacionados con la cinta que tienen la intención de evitar en el futuro, como la selección de demasiados actores desconocidos o el exceso de gastos en locaciones.

"Estamos concentrados en lograr un tamaño adecuado para el estudio", dijo en febrero el presidente ejecutivo de Disney, Robert Iger, durante una conferencia telefónica con analistas de Wall Street.

La producción de John Carter costó más de US$250 millones sin contar otros US$100 millones en gastos de marketing. Sin embargo, Disney anticipa que la cinta dejará una pérdida de US$200 millones, debido a su pobre recaudación en los cines, que en Estados Unidos fue de US$55 millones hasta el 20 de marzo.

El desempeño ha sido ligeramente mejor fuera de EE.UU., con una taquilla del orden de los US$126,1 desde el estreno el 9 de marzo. Aun así, como lo reconoció el propio presidente del estudio, Rich Ross, en una entrevista: "Ciertamente no cumplió con las expectativas de lo que queríamos o necesitábamos".

Como resultado, Disney espera que su estudio de cine registre una pérdida operativa de entre US$80 millones y US$120 millones para el segundo trimestre fiscal, que termina el 31 de marzo.

Cerca de un año antes de que John Carter saliera a cartelera, el estudio adoptó medidas para controlar los costos en sus producciones de mayor presupuesto, particularmente El llanero solitario, que en agosto suspendió producción y no la reanudó hasta que el productor de la cinta redujo el presupuesto de US$260 millones a US$215 millones. El filme, protagonizado por Johnny Depp y Armie Hammer, empezó a rodarse en febrero.

"No cabe duda de que debemos frenar los costos de las superproducciones a cifras que sean manejables", señaló Ross. "Si puede recortar US$20 millones cada vez que hace una revisión del presupuesto, empieza a ahorrar mucho dinero".

Para la producción de US$200 millones Oz the Great and Powerful, que relata una historia que precede a la de El mago de Oz, el director Sam Raimi ahorró dinero al planificar buena parte de la película en animatics (versiones aproximadamente animadas de las escenas) antes de empezar el rodaje.

John Carter, cuyo presupuesto fue aprobado por el predecesor de Ross, resultó cara en parte por secuencias animadas muy elaboradas y la necesidad de rodar algunas secuencias por segunda vez. Pero los gastos son apenas uno de varios pasos en falso que los ejecutivos tratarán de eludir en estrenos futuros.

La cinta, que gira en torno a un veterano de la Guerra Civil estadounidense que es transportado a un planeta habitado por gladiadores y extraterrestres llamados Tharks, fue víctima de una historia poco conocida, un título poco llamativo y un estilo visual que no fue acogido por la audiencia. Sobre todo, carecía de una estrella taquillera y reconocida. "Cuando tiene a alguien como Johnny Depp, va a vender, más allá de cualquier consideración", dijo Michael Worner, un inversionista de Disney que asistió a la reciente asamblea de accionistas

El hecho de que John Carter es una narración histórica no debería ser un obstáculo para la audiencia del siglo XXI, dijo Ross. "Si tiene algo del pasado, debe asegurarse de que se sienta moderno".

Aunque El llanero solitario se basa en una serie de televisión de los años 50, la película tendrá vestuarios y otros elementos visuales que hablan a la audiencia de hoy.

El estudio ha desarrollado otro de sus grandes estrenos Maleficent (Maléfica), principalmente bajo la sombra de John Carter, lo que ha llevado a los ejecutivos a tener muy presentes las recientes lecciones.

Con Maleficent, una cinta sobre la icónica villana de La bella durmiente, Disney ha seguido las reglas al pie de la letra: Un personaje conocido, una estrella famosa (Angelina Jolie) y un presupuesto razonable (US$170 millones). No hay duda de que la cifra es significativa, pero es menor a la de muchos estrenos importantes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.