Sube el dólar. Pasó los $63 pese a que el Banco Central subastó US$346 millones

El BCRA subastó US$346 millones de las reservas, pero el dólar volvió a subir; el minorista llegó a $63.34, un nuevo máximo histórico; el mayorista alcanzó los $59,60

03:29
Video
Javier Blanco
(0)
25 de octubre de 2019  • 00:00

La corrida contra el peso que se volvió a desatar en las últimas jornadas por temor a lo que podría ocurrir el día después de las elecciones quedó otra vez en evidencia ayer al marcar el dólar oficial un nuevo récord, pese a que el Banco Central (BCRA) modificó sorpresivamente su modo de intervención sobre la plaza para tratar de dosificar la pérdida de reservas.

La apuesta tuvo algún resultado en ese sentido: las ventas oficiales se redujeron 37% respecto de la rueda anterior (cayeron de US$550 millones a US$346 millones), la de mayor intervención en casi 18 meses, en una jornada en la que el volumen de contado operado trepó otro 11% y superó los US$1000 millones (escaló hasta 1004,4 millones), como en las jornadas más álgidas previas a la imposición de restricciones a la demanda.

Pero el regreso a un esquema de subastas de dólares instrumentado desde ayer conlleva, como quedó demostrado meses atrás, que resigna en parte el control que buscaba mantener sobre la cotización del billete para poner el foco en preservar las reservas.

No en vano la cotización subió 81 centavos (1,4%) a nivel mayorista -quedó a $59,80- y 97 centavos en su valor de venta al público, que cerró promediando $63,34 (+1,55%), según el relevamiento oficial. Registró así la mayor alza desde que se repuso el cepo y constituye un nuevo máximo nominal.

Todo ocurrió al cabo de una rueda en la que el BCRA sorprendió al mercado anunciando poco antes del mediodía que volvía al esquema de subastas para intervenir en la plaza. Es un mecanismo que había quedado en desuso desde que el Gobierno le encomendó a la entidad como "prioridad absoluta" estabilizar el dólar y lanzar medidas (el "reperfilamiento" y el posterior cepo) para intentar bajar la presión sobre las reservas, porque se había revelado ineficaz para lograr ese propósito.

"Nos dirigimos a ustedes a fin de comunicarles que el Banco Central de la República Argentina ofrecerá al mercado moneda extranjera vía una subasta de venta en contado (T=0). Monto total de la licitación: hasta 200 millones de dólares estadounidenses", decía la notificación que recibieron los agentes cambiarios a las 11.30, anunciando para las 12 el que sería el primero de cuatro llamados.

Para Gabriel Caamaño, del Estudio Ledesma, el cambio de estrategia fue un intento del BCRA de eficientizar sus intervenciones sobre el mercado en una situación complicada.

"Entiendo que busca que la intervención en bloques grandes tenga doble efecto sobre el mercado: por la liquidez que inyecta y por el efecto sorpresa del cambio de esquema. Si bien el método de subastas a la larga es riesgoso porque el mercado te toma el pulso más rápido, puede ser parte de una estrategia para sobrellevar las últimas 48 horas de mercado antes de las elecciones", explicó a LA NACION el economista.

"Intuyo que volvieron a implementar las subastas para mostrar que buscan formas de limitar las ventas y librarse de la acusación de quemar reservas que le hace la oposición. Sin embargo, está visto que no es el mejor mecanismo para controlar al dólar oficial, por lo que se expone a que suba más de lo que lo venía haciendo", juzgó Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB).

El método de subastas es riesgoso porque el mercado te toma la temperatura más rápido pero pensando que pueda ser una estrategia para pasar las últimas 48 horas antes de la elección toma otro cariz
Gabriel Caamaño Gómez (Estudio Ledesma)

En caída libre

Los operadores advierten que parte del resultado que logró para un mejor cuidado de las reservas netas (las brutas se hundieron otros US$883 millones y perforaron el piso de US$46.000 millones, al cerrar en US$45.258) se debió a sutiles cambios que el BCRA introdujo al mecanismo de licitaciones.

"Hizo las posturas de venta con condiciones difíciles de cumplir, lo que distorsionó la evolución de los precios, que por momentos se ubicaron bastante por encima de la referencia oficial", apuntó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Pero también se debió a ventas que realizó el Banco Nación, con lo que el monto de la intervención oficial sobre plaza fue mayor.

Acorralado por una demanda que no cede, el Central cambia de método para intentar atenuar la pérdida de reservas
Acorralado por una demanda que no cede, el Central cambia de método para intentar atenuar la pérdida de reservas Fuente: Archivo - Crédito: Martín Acosta/Reuters

"El mercado abrió previsiblemente al alza y con el dólar muy demandado por el público por ventanilla y por empresas que buscaron asegurar pagos al exterior. Antes del anuncio de las subastas intervino primero el Nación para dar liquidez", apuntó Fernando Izzo, de ABC Cambios.

La demanda dolarizadora, que se vio reflejada además en un nuevo recalentamiento de los precios libres del dólar que surgen de operaciones bursátiles (quedó a $75,05 el dólar Bolsa y a $79,63 el dólar fuga o contado con liquidación), encontró combustible en los cada vez mayores problemas que el BCRA encontró para mantener a raya la oferta monetaria: en apenas siete ruedas inyectó al mercado $273.000 millones, al hacer renovaciones solo parciales de la deuda emitida en letras de liquidez (Leliq).

Como se temía desde hace meses, buena parte de esos pesos, que en parte responden a desarme de plazos fijos, fueron los que alimentaron la nueva corrida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.