En el campo empresario. ¿Dólar competitivo o deme dos en Miami?