Propiedades. Acceder a una vivienda con crédito es el doble de difícil que en 2007