Alfredo Cornejo: "El tipo de cambio en la Argentina está retrasado"

Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Aguilar / LA NACION
Esteban Lafuente
(0)
19 de enero de 2018  • 16:53

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo , sostuvo que el dólar está “retrasado” y que perjudica tanto a las economías regionales como al turismo receptivo en la Argentina. “No se puede tapar el sol con la mano”, dijo a LA NACION el presidente del Comité Nacional de la UCR, en el marco de la edición 2018 de Fitur, la mayor feria turística de Iberoamérica que cada año se realiza en la capital española.

El funcionario, que participó del encuentro para presentar los atributos del vino mendocino y los planes del enoturismo en la provincia, planteó que la reducción del déficit a nivel nacional y provincial es la cuenta pendiente de la macroeconomía argentina.

-Muchos argentinos eligen viajar a Chile, Brasil o Europa porque encuentran precios más convenientes. ¿Cómo analiza el tema y cómo es la situación en Mendoza?

-No se puede tapar el sol con la mano. Nuestra macroeconomía tiene muchos desequilibrios de precios. Hay mucha gente que hace turismo afuera porque le resulta a veces más económico que adentro, o porque lo beneficia el tipo de cambio. Esas cosas se van a ir mejorando paralelamente y gradualmente hasta que tengamos precios más equilibrados. Pero eso no tiene que ser excusa para no hacer las cosas que tenemos que trabajar internamente, como mejorar nuestros servicios turísticos.

-En fines de semana largos o ahora por la visita del Papa los pasos a Chile colapsan de argentinos. ¿Le preocupa?

-En en la primera quincena el balance de gente que entró y salió es más o menos neutro. Se ha potenciado el foco en que sale mucha gente por el Papa pero hay mucha gente que viaja a viajar más por tours de compras que por veraneo. Por supuesto me preocupa, pero más por el impacto que tiene en el comercio que por el impacto en el turismo.

-¿Cuál es su visión sobre el tipo de cambio actual?

-Yo creo que nuestro dólar está retrasado, pero que no se puede artificialmente ponerlo en su lugar. Tanto el gobierno nacional y como las provincias tenemos que seguir trabajando en reducir nuestros déficit. Mendoa provincias lo están haciendo, otras no, y la Nación tiene que recorrer ese largo camino. En la medida en que no tengamos una macroeconomía más sana nunca vamos a tener un tipo de cambio de equilibrio como necesitamos. Mi criterio es que el dólar está retrasado y que las economías regionales, las que son más competitivas, son las que más lo sufren.

-¿Cómo es el escenario de la provincia en cuanto al turismo?

-En 2017 crecimos un 7% en la cantidad de turistas. El 70% de los visitantes que recibimos son argentinos, y dentro del 30% de extranjeros los que más nos visitan son de brasileños, norteamericanos, chilenos y europeos en general. Creemos que hay una chance de crecer entre los norteamericanos, con mayor conectividad. El hecho de que tengamos cuatro vuelos semanales entre Mendoza y Panamá abre grandes posibilidades. Ese es un gran hub con muchas conexiones con varios aeropuertos de Norteamérica.

-Adoptaron al vino como símbolo tanto a nivel económico como eje de la propuesta turística. ¿Cómo es la estrategia?

-En la provincia tenemos 900 bodegas y 150 están abiertas a turistas. Entendemos que el vino nos representa, no solo la uva malbec sino otras cepas. Nuestra industria, por la calidad que ha alcanzado, nos permite reforzar la marca Mendoza, y creemos que conquistados mercados como el de Brasil o Estados Unidos, podemos animarnos a conquistar otros destinos como Inglaterra, Alemania o de países tradicionalmente productores como España, Francia o Italia. que si logramos atraerlos van a valorar la calidad de nuestros productos.

-¿Y en cuanto al negocio de la producción vitivinícola?

-Hoy la Argentina exporta US$1000 millones a partir de la industria del vino y un 90% es de Mendoza. Nosotros aspiramos a que en 12 años pueda triplicarse ese volumen si se mantiene esta política macroeconómica a nivel nacional. En la provincia tenemos que sostener esta política de reconversión, que es retirar viñas que ya no tienen mercado e implantar nuevas, más de acuerdo a lo que se vende en el mundo. Creemos que en ese plazo llegar a US$3000 millones. Y al mismo tiempo, ese crecimiento puede impulsar al enoturismo.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.