Arrancó la dolarización preelectoral, pero esta vez no está liderada por los minoristas

La demanda la empujan empresas e inversores; la salida financiera anula los beneficios del superávit en bienes y servicios
La demanda la empujan empresas e inversores; la salida financiera anula los beneficios del superávit en bienes y servicios Fuente: Reuters - Crédito: Agustín Marcarian
Javier Blanco
(0)
23 de abril de 2019  

El proceso de dolarización y salida de capitales que suele activarse cada año de elecciones comenzó a mostrar sus huellas: los argentinos enviaron al exterior o colocaron "bajo el colchón" durante marzo US$1771 millones, un monto total que prácticamente duplica la "fuga" de febrero, según reveló ayer el Banco Central (BCRA) al difundir el balance cambiario de ese mes.

De esta manera, la denominada formación de activos externos por parte del sector privado local no financiero alcanzó los US$4593 millones en el primer trimestre del año.

Se trata de una cifra 24% mayor a los US$3700 millones atesorados en igual período de 2011 (año electoral previo a la imposición del cepo), pero 4,5% inferior a los US$4800 millones que buscaron refugio en los tres primeros meses de 2017, año de parlamentarias. En 2015, año del antecedente de presidenciales más inmediato, ese registro había caído a US$1930 millones, pero básicamente porque la venta local de dólares estaba fuertemente restringida.

La salida privada de capitales superó US$18.000 millones en los tres trimestres previos a las elecciones de 2011, aunque fue in crescendo: US$3700 millones en el primer trimestre, US$6100 millones en el segundo y US$8500 millones, lo que derivaría en la imposición del cepo. El acumulado enero-septiembre de 2017 totalizó US$15.500 millones, con una progresión de US$4800 millones, US$2900 millones y US$7800 millones, recordó en un reciente informe la consultora Ecolatina.

Esta vez el impulso no vino dado tanto por la compra minorista de billetes, que explicó menos de la mitad de la fuga, al alcanzar los US$805 millones netos. Por el contrario, en marzo estuvo claramente liderado por las inversiones directas e indirectas de residentes en el exterior por un total de US$966 millones. En el mercado sugieren que los minoristas no pueden seguirle el paso esta vez por el recorte que sufrieron ante la caída de salarios.

"Es el dato relevante del informe ya que certifica que fueron las inversiones de residentes en el exterior, asociadas al mercado cambiario mayorista, las que provocaron los vaivenes del dólar durante marzo", apuntó Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de esa consultora.

"En términos brutos, los egresos siguieron en torno de los US$6100 millones mensuales mientras que los ingresos cayeron hasta los US$4318 millones en marzo. Y el propio BCRA informó que las mayores ventas de billetes se concentraron en empresas e inversores institucionales", coincidió ACM, que dirige Javier Alvaredo. El dato muestra la crisis de confianza que atraviesa la economía argentina: no solo le recela la inversión extranjera, sino que también le escapa la inversión local.

Sigaut Gravina destaca que la confianza no se recuperó pese a que la economía volvió a generar superávit en la cuenta de bienes y servicios, lo que contrasta con los niveles de déficit alcanzados en igual período de 2018, cuando aún no se había producido la fuerte devaluación del peso. Pero advierte que ese buen dato va a contramano del déficit por casi US$7000 millones que arrojó la cuenta capital. "Es una cifra que más que duplica el rojo de US$3000 millones registrado en igual lapso de 2018 y muestra una nueva dinámica: la cuenta corriente ya no suma a la fuga de divisas, pero la cuenta capital arroja una importante sangría de dólares", señala.

Con los datos a marzo se puede establecer que la formación de activos externos ya alcanzó los US$66.000 millones desde diciembre de 2015, es decir, el inicio de la gestión Macri. A eso hay que sumar un déficit de US$44.000 millones en la cuenta corriente, egresos que se cubrieron casi totalmente con emisiones de deuda.

Los costos de ese proceso no solo se dejan ver en las cuentas fiscales (la factura por intereses de la deuda que se llevaba 5,6% de los ingresos en el primer trimestre de 2016 se devoró 15,6% de los recursos recaudados durante el primer trimestre de este año), sino también en la balanza. Por caso en marzo el Gobierno registró ingresos por US$1559 millones por nuevas emisiones de deuda, pero enfrentó pagos de capital e intereses por otros títulos de deuda por US$2400 millones y pagó otros US$400 millones a organismos internacionales.

La pulsión dolarizadora

  • 4593 millones de dólares: Totalizó la denominada fuga de capitales durante el primer trimestre del año
  • 18.000 millones de dólares: Alcanzó la dolarización al cabo de los tres trimestres previos a las presidenciales de 2011

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.