Con la meta de enero asegurada, el Central aceleró la inyección de liquidez, ayudó a bajar la tasa y despertó al dólar

La tasa de referencia en la colocación de Leliq cayó del 56,31% al 55,64%; en la operación se liberaron más de $48.500 millones, y así subió el tipo de cambio
La tasa de referencia en la colocación de Leliq cayó del 56,31% al 55,64%; en la operación se liberaron más de $48.500 millones, y así subió el tipo de cambio Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Javier Blanco
(0)
29 de enero de 2019  • 16:29

El Banco Central (BCRA) modificó esta semana su manejo en las licitaciones que convoca a diario para regular la oferta monetaria en el mercado al respetar a rajatabla el monto indicativo de Letras de Liquidez ( Leliq) que se propone a colocar, un monto que al ser además menor al de la deuda que renueva desató una fuerte puja entre los bancos por asegurarse la suscripción de estos títulos.

Esta disputa no sólo impulsó una aceleración en el proceso de ajuste a la baja de referencia, que cayó del 56,31 a 55,64% anual, es decir 67 puntos básicos en el día (y 93 puntos en dos ruedas) sino que pareció impactar en el precio del dólar que aceleró su tendencia al rebote luego de conocerse no sólo el aumento en el ritmo de caída de la tasa sino la liberación, en paralelo de más de $48.500 millones (unos casi $82.000 millones en apenas dos días) por esta vía.

La entidad monetaria parece haberse decidido a relajar algo su política luego de que el dólar se mantuviera por seis ruedas consecutivas y hasta casi 2% por debajo del límite inferior de la zona de flotación, ayer fijado en $37,81 y tras haberse asegurado el cumplimiento de la meta de enero y saber que la de febrero será algo menos exigente, dado que la Base Monetaria debe sumar el impacto de las siete intervenciones de compra por un total US$330 millones que hizo en la segunda mitad del mes.

Pese a la suba, el dólar sigue por debajo de la zona de libre flotación
Pese a la suba, el dólar sigue por debajo de la zona de libre flotación Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock

"Lo que notamos es que tanto ayer como hoy el BCRA adjudicó el total del monto indicativo de Leliq que había anunciado, algo que por lo general sobrepasaba. Hoy por ejemplo, el monto indicativo $150.000 millones y adjudicó exactamente ese número pese a que le vencían $196.300 millones. Y eso parece haber impactado en la actitud a la que van a a licitación los bancos, ayudando a bajar más la tasa", explicó el analista financiero Nicolás Rivas, del Estudio Kotsias.

"El BCRA viene expandiendo fuerte vía Leliq desde hace días. En la última semana, compensado por los que absorbe vía pases, había sumado unos $41.000 a la BM. Pero pasó a ser más agresivo hoy al dejar en calle $49.867 millones por menos renovación de sus títulos, lo que supone la mayor inyección diaria por esta vía en algo más de dos meses (desde el 23/11) y pareció incluso tener impacto en el dólar", coincidió el economista Gabriel Caamaño, de Estudio Ledesma.

Algunos gerentes de mesa de bancos, consultados por LA NACION, reconocieron que el apego por respetar al monto a licitar que mostró el BCRA ayer fue lo que los impulsó a ser menos exigente con las tasas hoy, dado que el monto de títulos por vencer era aún mayor.

"Se generó la sensación de una puerta que se achica y en la que, aún así, hay que entrar", se sinceró el encargado de mesa de un gran banco privado nacional. "Desde hace días se notaba que el BCRA había ganado espacio para ser más laxo: con el manejo de subasta de ayer y hoy dió a entender que se decidió a serlo y eso hizo crecer la pela por entrar a las Leliq, con su consecuencia en la tasa".

Fuente: Archivo - Crédito: Maria Amasanti

En rigor, el organismo siempre informó en las horas previas a la subasta de Leliq el monto que piensa colocar, sólo que hasta aquí había acostumbrado al mercado a que ampliaba la emisión para asegurar un efecto contractivo en lo monetario. Pero ayer y hoy los mantuvo, aunque la deuda que venía era mayor en ambos casos, lo que fomentó que a los bancos oferten tasas más bajas para evitar quedarse sin suscribir los títulos con los que pagan parte de la tasa que cobran sus depositantes a plazo fijo.

La novedad fue que el aumento en el número de pesos en calle, y el recorte simultáneo de la renta a que pueden acceder (en un contexto en que las tasas de los títulos públicos ya se habían ajustado a la baja mucho más rápido), pareció despertar hoy la demanda de dólares.

El billete rebotó 1,48% (55 centavos en promedio a nivel mayorista al pasar de $ $37,15 a $37,70), lo que supone su mayor suba para una jornada en lo que va del año la que se verificó, además, aún cuando la divisa se mantuvo muy ofrecida en el resto de las plazas de la región (el real brasileño se aprecia 1,1%; el peso chileno 0,7% y el mexicano 0,3%, lo que tiende a confirmar que el relax monetario y la baja de tasa incidieron en su salto), dado que se especula que la Reserva Federal de Estados Unidos confirmará un período de pausa en el giro contractivo que venía dado a su política monetaria.

"El dólar mayorista trepó más de 30 centavos en el último tramo del mercado, cuando ya se sabía que la licitación de Leliq había dejado libres otras vez muchos pesos y ayudado a acelerar la baja de tasas", explicó el operador Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

La divisa había comenzado el día a $37,15 para la venta mayorista, mismo valor del cierre previo, lo que obligó al BCRA a convocar a otra subasta para comprar US$ 50 millones para la reservas, algo que hizo a un precio promedio de $37,1320.

Luego aceleró el rebote al surgir un rumor que indicaba que Comité de Política Monetaria (Copom) comenzaría a evaluar mañana una revisión al alza en el monto de las intervenciones diarias y mensual (y de su impacto monetario) para febrero. "Trascendió que tiene en estudio subirlas a US$75 o hasta US$100 millones", confió un operador, rumor que impulsó una recuperación en la demanda de divisas de los bancos que se mantuvo luego, cuando recuperaron liquidez por los pesos que tenían invertidos en Leliq y que no les fueron renovados.

Además, hay que tener en cuenta que esa muestra de aflojar la tasa de inversión en LELIQ a la mayor del mes, dejar tremenda cantidad de pesos sueltos y los operadores de los bancos comprando la divisa por órdenes de coberturas propias y de empresas, e incluso de inversores que dieron vuelta posiciones, produjo el abrupto salto del valor del dólar mayorista.

Con el salto que pegó (que en el caso de la cotización minorista fue menor al ir de $38,14 a $38,57 para la venta, según el relevamiento del BCRA), el dólar acortó de 1,8 a 0,3% su distancia con el piso de la zona de no intervención oficial en la que reingresaría cómodamente de mantener mañana un ajuste similar. Eso liberaría al BCRA de la imposición de seguir comprando reservas (lleva US$44 millones adquiridos en el mes) mientras el mercado busca un nuevo equilibrio entre dólar y tasa.

.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.