Cuestión de pesos: la Argentina, el país del efectivo