Dólares o tasas, el dilema del ahorrista

El comportamiento del billete verde, que se movió varios días cerca del piso de la banda fijada y que subió el viernes, y los altos rendimientos en pesos, ponen a los inversores ante la disyuntiva
El comportamiento del billete verde, que se movió varios días cerca del piso de la banda fijada y que subió el viernes, y los altos rendimientos en pesos, ponen a los inversores ante la disyuntiva Crédito: Hernán Zenteno
Esteban Lafuente
(0)
25 de noviembre de 2018  

¿Comprar dólares o aprovechar las altas tasas de interés en opciones de inversiones en pesos? Ese es el dilema que apareció en los últimos días entre quienes quieren cuidar sus ahorros y evitar perder contra la inflación. El plazo de la inversión, el destino de ese capital y la tolerancia al riesgo son algunos de los factores que, según los analistas consultados por LA NACION, deben tenerse en cuenta a la hora de decidir. "Los argentinos ahorramos en dólares; entonces, cuando ese activo parece relativamente barato, teniendo en cuenta el rango en el que se ha movido en los últimos dos meses, parece atractivo", resume María Laura Tramezzani, especialista en finanzas y managing partner en la consultora AGG.

Más allá del movimiento de los días recientes y de la suba que hubo anteayer, cuando el valor de la divisa se ubicó en alrededor de $38,50, la película de los últimos dos meses llevó a varios ahorristas a reconsiderar sus estrategias. Luego del pico de $41,88 de fines de septiembre, el dólar minorista tuvo una caída hasta tocar mínimos de $36,38 el 9 de este mes. Los analistas advirtieron entonces que mucho más no caería y recordaron la banda para la no intervención que se fijó tras el renovado acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según ese esquema, el Banco Central puede comprar reservas cuando el dólar mayorista cae por debajo de un determinado valor -que partió de $34 y que tiene un ajuste del 3% mensual-, para evitar un nuevo atraso cambiario. En este escenario, los analistas sugieren optar por el dólar en el caso de quienes buscan ahorrar en el largo plazo. "Para una cartera de mediano plazo, es momento de rebalancear y comprar algo de dólares. Es un punto de entrada interesante", plantea Diego Demarchi, gerente de wealth management en Balanz.

Si bien para muchos ahorristas adquirir el dólar billete es la alternativa más cercana y mantener ese efectivo -en el colchón o en una caja de ahorro- permite cubrirse de la inflación o de posibles saltos en el tipo de cambio, lo cierto es que de esa manera no se genera un rendimiento. Por eso, Demarchi sugiere apostar por instrumentos financieros dolarizados, que ofrezcan un retorno por la inversión. Entre las opciones, recomienda las Letes (Letras del Tesoro) o bonos soberanos con vencimiento corto (Bonar 2019, Bonar 2020).

Esteban Domecq, presidente de Invecq Consulting recordó que, aun considerando los días en que se vio una relativa estabilidad del dólar, hay que ver que todavía hay incertidumbre de cara al escenario poselectoral, "por lo que las Letes son una buena opción, con riesgo bajo y rendimiento bueno". Según el analista, los bonos más largos, a ocho o nueve años, también son una opción a tener en cuenta. "Las tasas que ofrecen descuentan un riesgo alto y el escenario electoral es crítico. Si Cambiemos logra la reelección, se descuenta un shock positivo de confianza en los mercados y probablemente haya un rally al alza muy similar a lo que vimos en 2016 y en 2017", plantea.

¿Y los pesos? La baja que tuvo el dólar implicó una suba de tasas de interés, producto del duro plan monetario del Banco Central, que se comprometió a mantener constante la cantidad de pesos circulando en la economía hasta junio de 2019. Las colocaciones de Leliq -Letras de Liquidez- que solo pueden ser adquiridas por los bancos, llegó al 73%. La combinación de dólar en baja y el alto interés hizo que recobrara nuevo atractivo la maniobra del carry trade -vender dólares y apostar por instrumentos en pesos para aprovechar las altas tasas- o el rendimiento de otros instrumentos como los plazos fijos.

La maniobra, según los analistas, ofrece ganancias atractivas pero no está exenta de riesgos. "Con una macroeconomía tan vulnerable y un contexto político de tanta incertidumbre, cualquier shock hace saltar el tipo de cambio y cualquier ganancia de tasa en pesos se licúa inmediatamente", sostiene Domecq, y advierte que la banda de no intervención para el dólar valida un movimiento del 30% entre el piso y el techo.

En pesos, a plazos cortos

En ese escenario, la recomendación de los analistas es apostar por estas opciones en moneda local y a plazos cortos: plazos fijos, Lecaps, fondos comunes de inversión. "Para quien tenga plata con un horizonte de uno a tres meses, son rendimientos atractivos", sostiene Demarchi. Los números oficiales muestran ese movimiento. Según los datos del Banco Central, los depósitos en este instrumento crecieron un 17,8% desde comienzos de octubre y superan los $1,4 billones. En ese lapso, la tasa de interés de este instrumento pasó del 37,9% (a fines de septiembre) a más del 48%. Según Tramezzani, apostar por las altas tasas de interés en pesos es "muy especulativo".

"Hay que estar tan dispuesto a ver subir el portafolio un 100% como a verlo caer al 50%", dice la especialista, en referencia a los vaivenes del tipo de cambio. En ese contexto, recomienda destinar a este segmento apenas entre un 5% y un 10% del capital.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.