Baja el dólar: el BCRA responde al pronóstico de Dujovne y convalida tasas más altas

Su presidente, Guido Sandleris, vuelve a dejar a la vista una "especial" preocupación por evitar nuevos episodios de volatilidad cambiaria, algo que está en línea con la expectativa de su "ex" jefe, Dujovne.
Su presidente, Guido Sandleris, vuelve a dejar a la vista una "especial" preocupación por evitar nuevos episodios de volatilidad cambiaria, algo que está en línea con la expectativa de su "ex" jefe, Dujovne. Fuente: LA NACION - Crédito: Pool/Toya Sarno Jordan
Javier Blanco
(0)
26 de febrero de 2019  • 17:18

El precio del dólar perforó los $40 y $39, para la venta minorista y mayorista respectivamente, al cerrar a un promedio de $39,95 y $38,87 (-6 y -16 centavos) en cada segmento de negocio al cabo de una jornada en la que el Banco Central (BCRA) volvió a convalidar otro ajuste al alza en la tasa de referencia de la economía.

De este modo confirmó en los hechos que mantener un clima de paz cambiaria se convirtió en el principal objetivo del Gobierno, tras la traumática experiencia del 2018.

Lo hizo en una jornada en la que el billete volvía a negociarse ofrecido, en línea con los movimientos que ensayaba en relación con otras divisas emergentes.

Esa tendencia se intensificó apenas el mercado notó que el organismo que conduce Guido Sandleris había pactado una tasa del 50,07% anual (la mayor en 17 jornadas y 24 puntos más elevada que la de anteayer) para renovar parcialmente la deuda que coloca entre bancos mediante la venta de Letras de Liquidez (Leliq) para regular la oferta monetaria.

La decisión de hacer todo lo posible por mantener un tipo de cambio controlado, incluso mucho más allá de los límites que permite el esquema cambiario negociado con el FMI hace seis meses, quedó a la vista anoche cuando el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne (jefe directo de Sandleris hasta hace un semestre), vinculó a esa estabilidad como una condición necesaria para conseguir un descenso de la inflación este año, en relación a los muy elevados valores del año pasado.

"Las tasas de interés positivas en términos reales son la contracara de una mayor estabilidad cambiaria y la posibilidad de que la inflación mantenga un ritmo descendiente sobre todo cuando se ha hecho el mayor ajuste de servicios públicos", dijo Dujovne en una entrevista concedida a TN. Claro que para que esa definición sea realidad el tipo de cambio no debiera repetir bruscos saltos como el año pasado, ya que buena parte de los últimos tarifazos derivaron precisamente de la corrida cambiaria del 2018.

Además, insistió en que el país podrá lograr "lo que hicieron nuestros vecinos" y "llegar a tasas de inflación de un dígito, pero sin atajos" y en un par de años, una definición algo curiosa cuando el BCRA dejó a la vista que hizo grandes esfuerzos las semana pasada para mantener pisado al dólar.

"Los hechos de los últimos días mostraron en el BCRA una resistencia muy visible a que el tipo de cambio se aleje del piso del sistema de bandas de flotación que quedaron 'de adorno' por estos días. Para convalidar ese supuesto, algo por estos días facilitado por el entorno externo, el mercado le pidió más tasa", explicó Juan Fernández, de la consultora Oikos Buenos Aires, a LA NACION.

Debate en el mercado

El mercado comienza a discutir si la reacción del BCRA al movimiento que ensayó la semana anterior el dólar no resulta exagerada. "Es difícil saberlo por estos días cuando las expectativas de inflación para este año se están revisando para arriba. Entonces, la suba de la tasa de interés real debe ser menor que la suba nominal", advirtió el jefe de estudios de una entidad bancaria.

"La tasa de interés subió 6 puntos en una semana, pero aun así se ubica 10 puntos por debajo de mediados de diciembre, y el precio del dólar quedó 5% por encima de aquella fecha. Es decir, aunque la tasa de interés nominal haya vuelto a subir, en términos reales es un tercio de la observada en la última parte de 2018", coincide el economista Jorge Vasconcelos, de la Fundación Mediterránea.

"Me parece que el juego oficial quedó a la vista: al objetivo de estabilidad cambiaria se supedita todo. Por algo el BCRA usó todas las herramientas disponibles para cortar el rebote del dólar lo antes posible. Puede ser que haya sobrereaccionado un poco, pero creo es entendible porque no hay margen para actuar con tibieza", observó por su parte su colega Miguel Zielonka, de Econviews.

El nuevo retoque alcista de tasa, octavo consecutivo, llegó en otra jornada en la que el BCRA ni siquiera intentó renovar la totalidad de la deuda contraída en Leliq que le vencía. Ya había definido temprano que buscaría refinanciar $160.000 millones de los $180.000 millones que caducaba, con lo que generó una expansión de $21.900 millones hoy, que se amplía a casi $74.000 millones en tres días.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.