El BCRA subió fuerte las tasas para frenar la corrida contra el peso

Además hizo otra millonaria venta de reservas para hacer caer el dólar, que había llegado a $21,20, y aplacar expectativas de devaluación e inflación; en el Gobierno consideran superadas las turbulencias
Javier Blanco
(0)
28 de abril de 2018  

Tras comprobar que las señales que había dado al mercado en los últimos días sobre su disposición a sacrificar reservas eran insuficientes y luego de poner fin al congelamiento de tasas, el Banco Central (BCRA) dispuso ayer la mayor suba en los tipos de interés de la era Macri: los elevó del 27,25 a 30,25% anual, en un intento por cortar la corrida desatada contra el peso y reequilibrar el mercado local.

En paralelo, la entidad mantuvo la guardia en alto en el mercado cambiario al vender otros US$1382,1 millones de las reservas para asegurar un retroceso del billete que, en las primeras transacciones, había llegado a operarse a $20,9250 para la venta a nivel mayorista, lo que había llevado al precio al público a superar los $21 marcando un nuevo récord de $21,10, en promedio.

En ese momento, previo al mediodía, la intervención oficial sobre el mercado había superado los US$900 millones mostrando que el BCRA seguía siendo el único oferente de divisas. Esto impulsó a su presidente, Federico Sturzenegger , a convocar a una reunión de urgencia del Comité de Política Monetaria para aprobar la fuerte suba que devolvió las tasas de referencia al nivel de agosto de 2016, es decir, cuando esa entidad intentaba dosificar una inflación que cerraría ese año en el orden del 40 por ciento.

La decisión fue leída en el mercado local y externo como una proclama de recuperada independencia tras las sospechas sobre su nivel de autonomía luego de la conferencia en Casa Rosada de fines de 2017 en la que se anunció la flexibilización en las metas de inflación de 2018.

Por eso produjo un cambio en la tendencia de la plaza cambiaria que se reflejó en la reaparición de la oferta privada de divisas. El minorista bajó entonces al cierre a $20,88.

Pero, además, derramó sobre el resto de los mercados, ayudando a estabilizar los precios de los bonos públicos (en especial los emitidos en pesos, que venían muy golpeados) y a propiciar "una recuperación de US$0,50 entre los títulos en dólares de la parte media y larga de la curva", indicó el SBS Group. A esto se agrega un rebote de casi 2% de la Bolsa porteña, que así puso fin a una seguidilla de seis retrocesos.

El BCRA subió fuerte las tasas para frenar la corrida contra el peso
El BCRA subió fuerte las tasas para frenar la corrida contra el peso Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Aun así, el BCRA siguió cargando órdenes de venta de dólares con precios progresivamente a la baja (había comenzado a vender a $20,92 y luego lo fue haciendo a $20,65; $20,60 y $20,55) para asegurar que la cotización del billete cierre el día finalmente sin cambios respecto de la rueda previa, tarea en la que invirtió otros US$450 millones de las reservas. El objetivo fue evitar que un nuevo deslizamiento, como el del 1,4% producido anteayer, pudiera desatar otra oleada de remarcaciones en los precios locales.

El esfuerzo oficial apunta a terminar con la corrida contra el peso, que fue ganando dinamismo en el curso de la semana y pasó a convertirse en una amenaza para la evolución próxima de la economía toda.

La sensación que se imponía al cierre del día en la mesa de dinero de la entidad y en el Gobierno es que buena parte de esa batalla se ha ganado aunque, como luego de un terremoto, pudieran sobrevenir algunas réplicas desde el miércoles próximo, cuando el mercado retome su ritmo normal tras el fin de semana y los feriados.

"Es prematuro decir si ya lo lograron pero creo, tras los anuncios y los resultados de hoy, que va camino a eso", evaluó el economista Lorenzo Sigaut Gravina, de la consultora Ecolatina. "El Central hoy ganó la pulseada por el tipo de cambio, aunque el partido no terminó. La fuerte suba de tasas ayudó en ese sentido y lo ayuda a consolidar su independencia, lo cual es bueno", coincidió el economista Miguel Kiguel.

Con la nueva intervención el BCRA usó esta semana US$4289,4 millones de las reservas, que cayeron hasta los US$56.617 millones (menor nivel desde fines de octubre de 2017), para tratar de mantener bajo control al dólar.

La impresionante cifra no inmuta a la conducción del BCRA que la considera como un reacomodamiento natural de su hoja de balance. "Hay que mirar que en el mismo lapso nuestros pasivos en Leliq y Lebac cayeron en $ 83.000 millones", reclaman para desdramatizar el dato.

La entidad reiteró que tanto la fenomenal venta de reservas como la fuerte suba en las tasas dispuesta ayer apuntan a garantizar un rápido regreso al proceso de desinflación.

Por las dudas, y en caso de que esos esfuerzos resultaran aún insuficientes, en su comunicado volvió a proclamar que "está listo para actuar nuevamente si resultara necesario", aunque la sensación que primaba anoche en ese ente (tras una semana difícil) es que no serán necesarios. "Había que dar una señal muy clara para frenar esta dinámica disruptiva y la dimos", fue el mensaje transmitido.

La suba en las tasas y la venta récord de reservas signó la peor semana financiera del Gobierno.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.