El dólar amagó saltar, pero al final se aplacó