El dólar rozó los $20, pero la suba podría quedarse sin aire

En el mercado coinciden en que varios factores contribuirían en los próximos días a amesetar el tipo de cambio en torno de estos niveles; en dos semanas habrá un nuevo test
En el mercado coinciden en que varios factores contribuirían en los próximos días a amesetar el tipo de cambio en torno de estos niveles; en dos semanas habrá un nuevo test Fuente: Archivo - Crédito: José Luis González/Reuters
Florencia Donovan
(0)
25 de enero de 2018  

Solo le faltó un suspiro al dólar para llegar ayer, en la mayoría de los bancos y en las casas de cambio, a los $20. En algunas entidades como el Galicia o el ICBC, según consignó el Banco Central (BCRA), se terminó operando para la venta a $20,50, pero en la mayoría, cerró a $19,95, 29 centavos por encima de su cotización del martes. En el mercado, no obstante, consideran que la suba podría estar empezando a quedarse sin oxígeno.

“Estamos llegando a un techo –aseveró a LA NACION el responsable de cambios de un banco líder–. Hay un problema: los jugadores del exterior se corrieron un poco, porque empezaron a cuestionar la independencia del Banco Central con el cambio de metas de inflación. Pero ya el peso empieza a verse barato”, especificó el operador, que pidió no ser identificado.

La suba de las últimas ruedas, explicaron, estuvo alimentada por una cantidad de factores. Por un lado, los inversores del extranjero que antes entraban dólares masivamente para comprar Letras del Banco Central (Lebac) frenaron sus ventas de divisas. Mientras que, por el lado de la demanda, hubo un fuerte aumento de las compras minoristas y, sobre todo, del turismo. “Todos los meses hay unos US$2000 millones que se dolarizan. Y cuando la oferta se corre, como pasó ahora, el dólar sube”, señaló un operador.

Pero poco a poco el peso empieza a percibirse nuevamente como “barato” por parte de los grandes jugadores internacionales, sobre todo, cuando lo miran contra el real brasileño. Desde fines de diciembre hasta ahora, el peso se depreció cerca de un 14% contra el real. Se necesitaban ayer $6,26 para comprar un real. En tal sentido, aseveran en el mercado, el fallo de la Justicia brasileña en contra del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva ayuda a la fortaleza de esa moneda.

Además, el Ministerio de Finanzas colocó ayer en el mercado letras en dólares (Letes) por US$4915 millones, de los cuales se estima que una proporción importante quedó en manos de los bancos. El cambio al que se compraban las Letes era cercano a los $19,37, por lo que en la City no descartan que luego haya muchos bancos vendiendo en los próximos días los títulos para aprovechar la diferencia con la cotización oficial, que ayer terminó en el circuito mayorista a $19,69. El minorista lo hizo en $19,93.

A su vez, a medida que avance el mes de febrero se vislumbra una merma en la demanda de dólares para turismo. “También –agregó otro operador– puede pasar que en enero no haya demanda de importadores como en diciembre, porque en el último mes del año muchas empresas se sacan los pesos de encima por una cuestión de balance”.

En el mercado, de todas maneras, están convencidos de que el Banco Central está cómodo con un dólar en torno de los $19,50. No pocos aseveran haber visto al Banco Nación comprando moneda extranjera ayer y anteayer, lo que convalidaría la hipótesis. Aunque siempre se niega públicamente, desde el equipo económico no pocos aspiraban a un tipo de cambio más competitivo.

Lo que viene

Lo que no está claro es que el Central logre que el dólar se mantenga en estos niveles, si empieza a volver la demanda de inversores extranjeros por activos en pesos, como las Lebac (para lo cual volverían a vender sus dólares). No obstante, parece difícil ya pensar en un tipo de cambio mayorista por debajo de los 19 pesos.

Si bien faltan dos semanas para la próxima decisión de tasas del BCRA, en la City no descartan que Sturzenegger vuelva a convalidar entonces un nuevo recorte en el costo del dinero. Después de todo, en su última presentación pública deslizó que la tasa de interés real –descontada la inflación proyectada– estaba todavía muy por encima de la que había en esta misma época el año pasado. Y el escenario macroeconómico y financiero de 2017 exigía, según el BCRA, una política monetaria mucho más dura que la de este año.

La decisión del Comité de Política Monetaria del Banco Central probablemente volverá a insuflarle nerviosismo al mercado de cambios. Será así hasta tanto los inversores tengan una idea más clara de hasta dónde irá la nueva política de la entidad monetaria para combatir la inflación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.