El dólar volvió a superar los $60 aunque el BCRA redobló esfuerzos por controlarlo

Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Implica otra devaluación superior al 3% del peso, que ya pierde 33% en lo que va del mes; la tasa de riesgo país traspasó los 2100 puntos
Javier Blanco
(0)
29 de agosto de 2019  

El dólar pegó otro salto superior al 3% ayer para reinstalarse sobre los $60, pese a los ingentes intentos del Banco Central (BCRA) de contener la cotización al concretar la mayor venta de reservas en un año (solo comparable con las que hacía en 2018, antes del acuerdo con el FMI) y disponer una readecuación normativa que forzará a las grandes exportadoras a descargar en el mercado unos US$1300 millones en 4 semanas.

La cotización del billete subió $1,51 para la venta al público (que quedó a $60,17 en promedio) y $1,80 a nivel mayorista (cerró a $58,10), en un mercado que aumentó otro 8% su volumen de operaciones, lo que obligó al BCRA a aportar por segundo día consecutivo más de la mitad de las divisas negociadas en el día (56%) para evitar un descalabro mayor.

Esto, en un marco de reiterado castigo al riesgo argentino (que subió otro 5,5% para ubicarse encima de los 2100 puntos, en un rango que no se movía desde hacía más de 14 años), reflejado en otra caída de los bonos de la deuda y las acciones de empresas argentinas que se operan en el exterior, salvo contadas excepciones.

La jornada en lo cambiario dejó en claro que el BCRA está dispuesto a jugar a fondo para retomar el control de la plaza, pero que la tarea no le será sencilla dada la dinámica que adquirió el mercado y la falta de señales políticas que apunten a despejar el panorama.

Es que, aunque respetó el sistema de licitaciones de divisas que le impone el acuerdo con el FMI para intervenir en el mercado, fue subiendo progresivamente su apuesta. Comenzó el día llamando a ventas por hasta US$50 millones y lo terminó con cuatro subastas en las que puso a disposición del mercado hasta US$200 millones por vez, con lo que ofreció un total de US$1100 millones en la rueda.

Adoptó esa actitud apenas se percató de que la jornada venía muy complicada tras el un martes complicado. Después de todo, el billete ya abrió ofrecido a $58 a nivel mayorista, es decir, un precio ya casi 3% superior al de su cierre previo y sin que ese aumento convocara a la oferta.

De este modo, "si algo dejó claro es que está decidido a dar pelea: vendió en siete subastas US$367 millones propios, a los que hay que agregar los US$60 millones que aporta a diario el Tesoro. Contrajo así la base monetaria en casi $25.000 millones más, pero ni así por ahora pudo dominar al dólar. Días difíciles", evaluó el director de Research for Traders (RFT), Gustavo Neffa.

Los analistas discuten el impacto que la norma del BCRA podría tener en el mercado en los próximos días con matices. Pero coinciden en algo: si no es acompañada de otros anuncios o señales que aporten certezas, su efecto quedará licuado en breve.

"La norma del Central apunta al principal problema del mercado: la falta de oferta de divisas. Limita en forma elegante un juego de especulación en el que habían entrado algunas exportadoras, que se guardaban los dólares obtenidos por sus ventas y se financiaban en pesos incursionando en el mercado de futuros cambiarios. Obtenían así rendimientos en pesos superiores a los que les pagaban a los bancos. Ahora si quieren más pesos tendrán que vender los dólares", explicó Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB).

"La norma puede tener algún efecto puntual sobre el mercado en materia de disponibilidad de divisas y ante la falta de oferentes, pero está lejos de ser una solución a la volatilidad cambiaria. Porque ahora el problema también es de demanda: en las dos últimas ruedas vendió más dólares de los que podrían liquidar diariamente los exportadores y el billete igual se movió al alza", indicó el especialista en finanzas Federico Cohen, para quien ya no alcanzan ni las intervenciones ni las medidas que actúen como analgésicos.

Con las ventas de ayer, el BCRA ya utilizó US$1435 millones de las reservas para tratar de contener el nuevo ataque que sufre el peso, que, a pesar de eso, se devalúa más del 33% solo en lo que va del mes.

Esa tenencia, que cayó en otros US$523 millones ayer (la tenencia bruta quedó en US$56.950 millones), ya se redujo en US$9360 millones solo durante las ruedas de negocios que siguieron a las PASO, esmerilados por las intervenciones cambiarias y un persistente goteo de los depósitos bancarios privados en dólares que hizo caer su stock tras la elección de US$32.500 millones a US$29.326 millones(-9,4%).

Ese drenaje persistente de divisas ayuda a incrementar las dudas sobre los pagos de la deuda, lo que mantuvo bajo presión a los bonos antes de que se hiciera el anuncio oficial del inminente envío de un proyecto de ley para tratar de dar inicio a un proceso de reperfilamiento de los vencimientos previstos para los próximos años, que apunta a bajar la desconfianza, y levantó expectativas entre los operadores locales. Por eso la tasa de riesgo país se instaló encima de los 2100 puntos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.