El paralelo se acostumbró a batir récords y ya nadie se anima a pronosticar un techo