El salto del blue pegó en los depósitos

Por la escalada que el billete tuvo la semana pasada, volvieron a hacerse sentir los retiros de dólares de los bancos y se redujo fuertemente la tasa de expansión que venían mostrando los plazos fijos privados en pesos
Javier Blanco
(0)
28 de marzo de 2013  

El explosivo despegue que mostró el dólar paralelo durante la semana pasada, cuando avanzó 70 centavos en apenas tres ruedas para marcar un nuevo máximo de $ 8,75, no sólo dio un impulso renovado a la fuga de depósitos en dólares del sistema financiero local, sino que, además, redujo a la mitad el ritmo de expansión que venían mostrando los plazos fijos privados en pesos en las semanas previas a la "crisis del blue".

El potencial daño que esa escalada puede tener sobre algunas de las variables clave del sistema o el desarrollo de la actividad en general quedó a la vista ayer cuando el Banco Central (BCRA) divulgó la evolución que mostraron las variables monetarias durante la semana cambiaria más caliente de los últimos meses.

No casualmente el Gobierno pareció dejar de ningunear el impacto de este precio sobre las expectativas (hasta ahora lo negaba o adjudicaba la escalada a factores meramente "estacionales") al punto de que la quinta de Olivos fue testigo de la primera cumbre de urgencia en mucho tiempo de funcionarios con responsabilidades en el manejo de la economía.

Los datos oficiales muestran que, en la semana en la que el paralelo se descontroló, los ahorristas retiraron de los bancos US$ 71 millones, monto tres veces superior al de la semana previa. Lo más sugestivo es que el 64,5% de esos retiros se concentraron entre jueves y viernes, es decir, en las 48 horas posteriores a que la cotización del billete para operaciones en negro alcanzara un nuevo máximo.

A su vez, esa escalada parece haber obligado a los ahorristas y empresas que se habían reacostumbrado a colocar pesos a plazo fijo (para reducir la pérdida de poder adquisitivo) a repensar sus pasos.

Este tipo de depósitos venían creciendo a razón de $ 2200 millones por semana en el mes o a un promedio de $ 1500 millones para igual período en lo que va de 2013. Pero recortaron su expansión a menos de $ 1000 millones pese a un contexto caracterizado por la elevada liquidez.

Incluso, un rastrillaje más exhaustivo de las cifras permite ver que el stock de plazos fijos privados en pesos tuvo el jueves 21 su menor crecimiento en lo que va del año: pasó de $ 182.504 millones a 182.581 (+77 millones), cuando, hasta aquí había crecido a un ritmo diario promedio de $ 330 millones durante 2013.

"Por esos días las que se frenaron fueron las colocaciones de los ahorristas que, te diría, siguen stand by , al menos para nosotros. Las que siguen depositando son las empresas como parte de un manejo de sus excedentes de liquidez, aunque en plazos más cortos", indicaron en un banco privado líder. Para los analistas, los datos comprueban lo esperable: el pico de nerviosismo generado por la escalada del blue no sería inocuo.

"Los mayores retiros de dólares podrían estar reflejando algún temor, más si se tiene en cuenta que hubo más salida de las cajas de ahorros, el rubro más sensible a los malos humores. Sobre los depósitos en pesos es prematuro para opinar", dice Andrés Méndez, de la consultora AMF.

Su colega Federico Muñoz tiene más prevenciones. "El cepo cerró la principal vía de escape del peso (el pase al dólar oficial) y forzó un aumento de la demanda de dinero. Pero sería un error dar por sentado que el público tolerará ad infinitum la desvalorización de sus tenencias", apunta.

"En ese sentido, el salto del blue puede haber llevado a muchos a reconsiderar la conveniencia de mantener plazo fijos que pagan 10 puntos menos que la inflación y deja a la vista la necesidad de monitorear de cerca la demanda de dinero como fuente potencial de sorpresas desagradables", recomienda el economista que más venía advirtiendo sobre los riesgos de seguir subordinando la política monetaria a las necesidades del fisco en un contexto inflacionario.

Rebotó y se sostiene entre lo más rentable

El dólar paralelo despertó ayer del letargo en que había caído en los últimos días, tras la virtual inactividad en que se sumió la plaza por algunos días siguiendo una sugerencia oficial. Escaló de $ 8,28 a $ 8,43, con lo que cerró marzo con una suba de 8,33%, 5,6 veces más alta que la que tuvo el tipo de cambio oficial (+1,5%) en igual período. Así, ya gana 25% en el año (+4,15% el oficial) y se sostiene como una de las opciones de inversión mas rentables. A su sombra, la Bolsa porteña subió 11% en el mes (18,5% en el año) y los bonos en dólares próximos a vencer (como el Bonar o el Boden 2013) suman alzas de 24,6 y 29% en el trimestre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.