Enero cerró con la mayor devaluación de los últimos 12 años; en el último año el peso se cayó un 38%