Especular con pasajes aéreos, un efecto inesperado de la brecha cambiaria