Opinión. La confianza también genera problemas