La economía, entre la codicia y la desesperación