Las grandes cadenas hoteleras vuelven a poner la mira en el país

Las empresas internacionales consideran que lo peor ya pasó y están volviendo a incluir a la Argentina en sus planes de aperturas, pero muy por detrás de Brasil o Colombia
Alfredo Sainz
(0)
7 de octubre de 2013  

BOGOTÁ.- Lo peor ya pasó y los inversores extranjeros están volviendo a poner la mira en el mercado argentino. Ésa es la sensación generalizada entre los inversores y empresarios que participaron de la sexta edición de Sahic, el encuentro que reúne a la industria hotelera y turística de América del Sur, que se celebró en la capital colombiana.

De a poco, la idea de que la Argentina está dejando atrás su condición de paria de la región -un título compartido con Venezuela- empieza a ganar lugar en la mente de los empresarios hoteleros, que tras los resultados de las elecciones primarias se esperanzan con un cambio en el clima de negocios.

Este cambio en la percepción ya provocó que la Argentina vuelva a figurar en la lista de países para invertir en la región, una condición que había desaparecido en los últimos dos años a partir de la implementación del cepo cambiario, aunque en el orden de prioridades nuestro país continúa todavía muy por detrás de Brasil, Perú y Colombia.

"Hay países con mejores condiciones que la Argentina, donde estamos pasando por un momento difícil, sufriendo la inflación y la baja en el turismo internacional. Pero en este negocio hay que pensar los proyectos no para los próximos 18 meses sino para los próximos 18 años, y por eso estamos avanzando con nuevos proyectos de inversión", señaló a LA NACION Roland de Bonadona, director general para América latina del grupo Accor, que anunció para 2014 la apertura de tres proyectos diferentes en el país con las marcas Mercure, Ibis y M Gallery.

Entre las cadenas que no tienen proyectos en marcha en el mercado local también reconocen las mejores perspectivas que ofrece la plaza argentina. "Estamos empezando a mirar de nuevo la opción de la Argentina. Hay que situarse por delante de los problemas que hoy tiene el país y saber mirar el ciclo político para volver a ese mercado", afirmó Patrick McCudden, vicepresidente de Desarrollo de Global Hyatt.

Las señales de optimismo son compartidas por la cadena Hilton. "Estamos analizando activamente las posibilidades de la Argentina y tenemos muchas propuestas de inversores locales que buscan proyectos hoteleros para protegerse de la inflación", sostuvo Ted Middleton, vicepresidente de Desarrollo para las Américas de Hilton Worlwide.

La mirada moderadamente optimista sobre el futuro del sector turístico se sustenta no sólo en el papel clave que sigue teniendo el país en la región -hoy la Argentina le pelea a Brasil el liderazgo en materia de atracción de turistas extranjeros-, sino también en la lógica de negocios con que se mueve esta industria, con inversiones que sólo empiezan a dar sus frutos a los dos o tres años de haberse iniciado.

"En la Argentina hay una sensación generalizada de falta de clima de negocios, pero lo bueno es que esto puede cambiar de la noche a la mañana. Se vislumbra un cambio que no es sólo político, sino algo más generalizado, y la industria hotelera y del turismo va a ser la primera en reaccionar. El antecedente a tener en cuenta es abril de 2002, cuando en medio de la peor crisis explotó el turismo. Este escenario se puede repetir y aumentar", explicó Arturo García Rosa, presidente de la consultora HVS, especializada en la industria hotelera.

La Argentina también está recuperando el interés de los grupos inversores que buscan crecer con proyectos propios o asociados a las grandes cadenas hoteleras, como en el caso de FSA Group, un fondo de capitales griegos que ya invirtió en proyectos de viviendas en Buenos Aires y ahora prepara su debut en el negocio hotelero. "Si bien el momento del país puede que no sea el mejor, el potencial en materia turística es enorme. En noviembre próximo estamos inaugurando un hotel cinco estrellas con nuestra marca Grace en Cafayate (Salta), con una inversión de US$ 14 millones. Y también queremos abrir otro hotel en Buenos Aires, para lo cual evaluamos ir con Grace o asociados con el grupo Hyatt para un proyecto de cuatro estrellas con la marca Hyatt Place", explicó Raúl González Neira, presidente regional de FSA.

El economista Orlando Ferreres coincide con la visión más positiva y asegura que el mayor atractivo que ofrece hoy el mercado argentino son los precios de los activos, especialmente en materia hotelera. "Históricamente los activos en la Argentina y Brasil siempre estuvieron en valores similares, pero hoy las empresas en la Argentina se están vendiendo por el valor del Ebitda multiplicado por cuatro o cinco, mientras que en Brasil se llega al Ebitda por diez", explicó el economista, que participó como asesor en la venta del hotel Plaza al grupo local Sutton, dueño del Alvear y del shopping Galerías Pacífico.

Preocupación por las nubes

El cepo al dólar no es el único tema que desvela a los empresarios del turismo que analizan volver a invertir en el mercado argentino y a quienes les preocupa la falta de conexiones aéreas y el reciente conflicto que enfrentó a Aerolíneas Argentinas con LAN."Hablar del crecimiento del turismo sin hablar del desarrollo de la industria aérea es una entelequia. El Estado tiene un rol muy importante, que es cubrir los destinos que no son rentables, pero esto se puede hacer sin perder 2 millones de dólares por día", explico Arturo García Rosa.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.