Los industriales vuelven al reclamo por un tipo de cambio más competitivo