Para el presidente del Banco Ciudad: "el peso es como un helado que se derrite en la mano"