Por el ocaso de la "bicicleta", cayó fuerte el ingreso de capitales especulativos al país