Por la disparada del dólar, la suba en la tarifa de gas podría ser mayor

El último incremento había sido pactado con las distribuidoras tomando en cuenta un tipo de cambio en torno a $39
El último incremento había sido pactado con las distribuidoras tomando en cuenta un tipo de cambio en torno a $39 Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
18 de marzo de 2019  

Los movimientos que tuvo el tipo de cambio en la última semana no pasaron desapercibidos en el Gobierno, pero principalmente fueron seguidos de cerca por la Secretaría de Energía y el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). Es que para definir el aumento en las tarifas que se aplicará el mes próximo se tomará en cuenta el precio promedio del valor del dólar vendedor del Banco Nación de los primeros 15 días del mes, que tras la baja que tuvo en los últimos tres días hábiles quedó en $41.

Este precio promedio fue superior al estimado por las tres principales distribuidoras de gas en la audiencia pública de fines de febrero, cuando pidieron un aumento de alrededor del 35%. En los documentos que presentaron, Camuzzi calculó un dólar a $39,10; Naturgy, a $39,42, y Metrogas, a $39,81.

En el Gobierno, sin embargo, insistieron en que el incremento de las tarifas no será mayor al 30%. Por las dudas, la semana pasada anunciaron que un 20% de la factura final se podrá pagar en forma prorrateada en los meses de verano. Los intereses los absorberá el Estado, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando el Enargas permitió que los usuarios pudieran elegir entre pagar el total de la factura o aceptar que se les financie el 25% del total en tres cuotas bimestrales, pero cobrándoles los intereses. También falta que se defina si la medida en esta oportunidad será optativa u obligatoria.

En puerta

El último aumento de gas había sido del 35% en octubre pasado. Por lo tanto, cuando se comparen las boletas de este invierno con las del año pasado, el incremento sería de aproximadamente un 80%. La aplicación de la tarifa social también será distinta al mecanismo utilizado en 2018, luego de que el exsecretario de Energía Javier Iguacel modificara el esquema: se subsidiará hasta un cierto consumo (aproximadamente 50 metros cúbicos) y el usuario deberá pagar el 100% del excedente. Antes, había una cantidad de consumo intermedio entre lo bonificado y el pago total, que tenía un subsidio del 75%. Esta parte intermedia fue eliminada.

Las boletas de gas están compuestas por el valor del insumo, que representa casi la mitad de la tarifa total; el transporte, que significa un 11%; la distribución, con 17%, y los impuestos, que pesan casi un 26% en la tarifa, dependiendo de la localidad, aunque el IVA se lleva el 21 por ciento.

El costo de transporte y distribución en general se ajusta tomando en consideración el índice de precios internos al por mayor (IPIM), aunque no es automático. En octubre pasado, el IPIM para el semestre había aumentado 30,55%, pero el Enargas autorizó una suba del 19,67%. En las audiencias públicas realizadas el mes pasado, las empresas pidieron un incremento para la parte de la tarifa que es distribución y transporte de casi el 34%, donde incluye el valor del IPIM de los últimos meses y una suba extra del 11%, para compensar el menor incremento del año pasado.

El valor del gas, por otro lado, sale de las subastas, de las que en febrero surgió un precio promedio de US$4,56 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector, que equivale a 27,8 metros cúbicos). Este valor fue más alto que el esperado, ya que casi un 10% representó el seguro de cambio que las productoras de gas establecieron para cubrirse de posibles devaluaciones. A partir de este año, a diferencia de lo que ocurrió en 2018, las empresas deben prever los mecanismos que consideren más eficientes para cubrirse.

Sube el gasto energético

A pesar de los aumentos de tarifas de la electricidad y el gas -mayores a la inflación-, el gasto en subsidios energéticos creció 247,5% en febrero, según surge del resultado fiscal difundido por el Ministerio de Hacienda la semana pasada. Esto significa un incremento real en relación al mismo mes de 2017 de 130%. En concreto, lo destinado a pagar subsidios al sector energético equivalió a $10.081 millones.

"Los subsidios económicos (que incluyen también los destinados a transporte) crecieron un 18% en forma interanual en términos reales, en buena parte debido a la compensación por el mayor tipo de cambio a las empresas energéticas. Con el ajuste de tarifas, los subsidios destinados a transporte cayeron 30% real. El total de los subsidios creció 23% interanual real en lo que va del año", señaló en un informe la consultora LCG.

Cómo se compone la factura

46%

El valor del gas

  • Casi la mitad de lo que paga el usuario en la boleta de gas corresponde al valor del insumo

28%

Transporte y distribución

  • Estos dos ítems representan sumados un poco más de un cuarto del total de la factura que le llega al cliente

26%

El socio silencioso

  • Es la carga impositiva que cobran los Estados nacional, provincial o municipal, y que también incide en el total de la boleta

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.