Un clásico. Presión oficial para que el dólar siga congelado hasta el blanqueo