Recrudece la presión sobre el dólar ante un mal dato de inflación en Estados Unidos