Boom cambiario. Se multiplican los "arbolitos" y Florida volvió a convertirse en una gran cueva