Dolarización: sólo una idea