Dos crisis que se viven diferente

Menos corrupción y más seguridad
Menos corrupción y más seguridad
(0)
30 de junio de 2002  

MONTEVIDEO (De un enviado especial).- "Estoy feliz de la vida", confiesa Fernando Ferreyra, un argentino enviado por la multinacional Man Power a Montevideo hace tres años. "En Uruguay ganás calidad de vida", reconoce el gerente general de la filial, que trabaja las mismas horas que en Buenos Aires, pero a otro ritmo.

Ferreyra tarda 25 minutos para ir de su oficina céntrica al barrio residencial de Carrasco. Cuenta con más tiempo para la familia y los hobbies.

"Uruguay es más seguro. Si bien ahora hay incertidumbre, es un país más predecible, con un sistema político más sólido, sin crisis institucional. El seguro de desempleo está mejor distribuido. El uruguayo es distinto que el argentino, que consume pese a la crisis", describió el ejecutivo. También reconoce problemas: "Las compañías públicas -en Uruguay sólo se privatizó el sistema previsional y la línea aérea Pluna- no hicieron su ajuste. El Estado es muy burocrático. Hay corrupción, pero no se ostenta, como en la Argentina".

Uruguay por siempre

Marcelo Pilotto desembarcó en Uruguay ocho años atrás como gerente financiero de un laboratorio. Planea volver a la Argentina por la familia de su mujer, pero se quedaría para siempre si por él fuera. Incluso ya compró su casa en la capital.

Pilotto también destaca la "calidad de vida". Ahora dispone de tiempo para reunirse con su familia y sus amigos. Suele juntarse con un grupo de argentinos, que se nutrió este año con ejecutivos de bancos de inversión que se mudaron de Buenos Aires.

Los hijos de Pilotto pueden pasear por Montevideo en bicicleta. Además de la seguridad, el empresario valora la menor corrupción y las mayores posibilidades de salir adelante en el mediano plazo por la "seriedad" del gobierno de Jorge Batlle, el mismo que descalificó a su par argentino, Eduardo Duhalde, semanas atrás.

Pilotto, no obstante, cobija temores por el efecto tango. Por un lado, la fuga de capitales. Por el otro, la reciente devaluación.

El nuevo acuerdo de Uruguay con el Fondo Monetario Internacional (FMI), anunciado a fines del mes pasado, disminuyó la corrida bancaria, pero la liberación del tipo de cambio, el jueves pasado, puede despertarla. "La devaluación desacredita las palabras del ministro (de Economía) Alberto Bension, que había prometido evitarla. Creo que esto puede generar más salida de depósitos, aunque hay que reconocer que el costo de vida en dólares era insostenible", comentó Ferreyra, que se siente bien recibido por los uruguayos. "La cultura es idéntica. Sólo hay competencia en la televisión -inundada de programas argentinos- y en el fútbol."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.