Dos proyectos argentinos ganaron una competencia global para combatir la corrupción con tecnología