Duhalde le pide al FMI definir sus exigencias

Ayer se comunicó con Horst Köhler
Ayer se comunicó con Horst Köhler
(0)
28 de junio de 2002  

Eduardo Duhalde se comunicó ayer con el presidente del FMI, Horst Köhler, y le planteó que la Argentina no podía cumplir con requisitos que no le habían sido pedidos. "Cuando nos reunimos en Monterrey, nos pidieron las modificaciones a las leyes de quiebras y de subversión económica, y los acuerdos fiscales con las provincias. Eso es lo que hicimos", dijo el Presidente, según confiaron a LA NACION dos fuentes de su extrema confianza.

En medio de la negociación clave del ministro de Economía, Roberto Lavagna, en Washington para conseguir algún gesto positivo del FMI, el Presidente intentó que el titular del organismo financiero le anticipara cuáles serán las nuevas exigencias para la Argentina. Según las fuentes, no obtuvo ninguna respuesta sobre los indicios que esperaba el Presidente, que quedó a la expectativa de lo que pueda resolver el organismo hoy.

Lavagna mantenía en ese momento una reunión con el secretario del Tesoro norteamericano, Paul O´Neill, y los principales funcionarios del Gobierno se concentraban aquí por los efectos de las dos muertes a causa del enfrentamiento que tuvieron anteayer los piqueteros con la policía en la localidad bonaerense de Avellaneda.

Después de esa cumbre y antes de reunirse anoche con la número dos del FMI, Anne Krueger, y el director del departamento para el hemisferio occidental, Anoop Singh, el ministro de Economía se comunicó tres veces con el Presidente y le dijo que la conversación con O´Neill había sido buena. Duhalde no dio detalles, pero repitió parte de la conversación con Lavagna con sus principales funcionarios, el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández; el ministro del Interior, Jorge Matzkin, y el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof.

Recomiendan cautela

El vocero presidencial, Eduardo Amadeo, dijo anoche a LA NACION que había que ser cautos respecto del resultado que tendrá el viaje de Lavagna. Una fuente cercana al canciller, Carlos Ruckauf, afirmó que la información que manejaban en su área es que el clima hacia la Argentina era positivo.

El Presidente, según pudo saber LA NACION, estuvo pendiente del viaje de Lavagna y su comunicación con el titular del FMI tuvo que ver con el malestar que existe por todos los reparos que pone el organismo para definir la ayuda financiera para el país.

"Tengo que tomar decisiones y no puedo hacer nada porque cada vez que nos acercamos al acuerdo, ellos nos piden una cosa nueva. De la política con los bancos nunca me dijeron nada", afirmó el Presidente ayer en la quinta de Olivos en una conversación informal con los suyos.

Más allá de la irritación que causa en el Presidente la indefinición del acuerdo con el FMI, intentó mostrarse optimista respecto del resultado de la decisión que deberá tomar hoy el organismo sobre si comienza una negociación formal con la Argentina. Duhalde está pendiente de eso y ayer en Olivos, además de ocuparse de la investigación de las muertes en los incidentes de Avellaneda, el tema predominante fue la negociación con el FMI.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.